El Alavés tuvo que esperar a llegar a Ipurúa para lograr su primera victoria a domicilio a costa de un Eibar que vio en el tramo final cómo se escapaba de su fortín una victoria que llegó a tener cerca por ocasiones, pero que Joselu, tras salir del banquillo, frustró y recogió el saco de la victoria para llevarlo hasta Vitoria. El Eibar se estaba viendo embotellado, y tanto fue así, que Joselu aprovechó a la perfección para adelantar a los suyos a falta de cinco minutos para el final del partido.