07 de noviembre de 2019
07.11.2019
fútbol

Noche de gloria para el Coruxo

El equipo vigués elimina al Salamanca en los lanzamientos de penalti y jugará la Copa del Rey donde podría quedar emparejado con un equipo de Primera

07.11.2019 | 01:39
Los jugadores del Coruxo festejan su clasificación para la Copa del Rey. // La Gaceta

Noche para la gloria del Coruxo en un escenario de gala como el Helmántico. Los vigueses lograron el pase para disputar la Copa del Rey y también a semis de la Copa RFEF después de un partidazo que requirió de prórroga y tanda de penaltis. Una tanda donde el arquero Pablo Brea, habitual suplente liguero, se destapó deteniendo hasta tres penaltis a los salmantinos. Un partido para la historia del conjunto de O Vao, con dos golazos de Antón de Vicente y Mateo rápidamente contestados por los locales, con un fútbol técnico, valiente y descarado que al final encontró el premio del pase. Un grande visitará O Vao, noche para las sonrisas.

Arrancó el encuentro con mucho estudio por parte de ambos, sin grandes alardes ofensivos y con un fútbol bastante parejo en la medular, sin que nadie se hiciera con el control del encuentro con claridad. Sylla tuvo la primera de los vigueses pero Dani Sotres respondió bajo los palos, con respuesta de los charros en una doble oportunidad sin remate final. La polémica llegaría a los 25 minutos, cuando un penalti clamoroso de Sergio Molina sobre Añón se iba al limbo, manos a la cabeza en la perpleja expedición verde.

Las manos a la cabeza serían de alegría a los 33 minutos cuando Antón de Vicente clavaba una falta en la mismísima escuadra, golazo y cero a uno. Pero poco duraría la alegría, ya que un fallo de Brea propiciaba el empate de los locales con suma rapidez, un serio contratiempo. Incluso una duda del cancerbero del Coruxo pudo suponer el 2-1 en el último compás, por fortuna la pelota no quiso entrar.

La segunda parte resultó vibrante, de ida y vuelta. Los primeros veinte minutos fueron claramente de los de Michel Alonso, tocando bien, abriendo a bandas, presionando bien la salida local de balón y creando peligro. Edu Ubis, eso sí, tenía la primera ocasión local -seguro Brea- con respuesta en los pies de Kevin Mendoza, cuyo disparo era atrapado por Sotres con seguridad. Controlaba el Coruxo, y el chupinazo de Añón se iba fuera por poco.

Y poco después, 64 de juego, la más clara de los verdes cuando Kevin Mendoza controlaba en el segundo palo, recortaba y su tiro raso se iba al palo. Pero el encuentro tendría un giro copernicano con la entrada de Calderón al campo. El mexicano revolucionó a los suyos, forzando hasta tres ocasiones claras en apenas un par de minutos. La mejor, asistiendo a Hugo Díaz para que se quedara en el uno contra uno. Pablo Brea, genial, le sacó un gol hecho y en el rechace Calderón disparó fuera.

Pasó a dominar el Salamanca, con susto en un tanto anulado a Borja, por fuera de juego del central que era claro. Calderón era una verdadera pesadilla para los vigueses, y su disparo lo atajaba Brea con problemas al paso por la media hora.

Silva entraba por un desfondado Sylla y sería vital aportando calidad en el ataque y también a balón parado (simplemente vean cómo convirtió su penalti en la tanda). En algún contragolpe el equipo de O Vao creaba mucho peligro, nervios en los dos conjuntos viendo el fantasma de la prórroga, y así De Vicente casi llega hasta el vértice de área chica a los 84 minutos.

El corazón en un puño del Coruxo a los 88 minutos, cuando un tiro lejano de falta de Calderón rozaba en la barrera, variaba su trayecto y Brea reaccionaba para desviar con apuros, acabando el cuero estrellándose en el palo. Con otro susto mayúsculo, un gol anulado -justamente- a Giovanni a los 93 minutos el encuentro se iba a la prórroga después de una segunda mitad apasionante, llena de idas y venidas con peligro a las dos metas.

Empezaba la media hora extra y lo hacía de la mejor manera posible. Delicatessen de un Coruxo que movió el cuero de maravilla, pase en profundidad a Silva, centro raso de primeras del ariete al corazón del área para que Mateo, llegando en carrera, ajustara el zurdazo junto al palo. Golazo, 1-2, la esperanza. Pero tal y como sucedió con el 0-1, el Salamanca reaccionó por la vía rápida y cinco minutos después, un córner a la derecha del ataque charro era prolongado al segundo palo para la entrada de Ángel Sánchez, quien cabeceó a las mallas.

Tras el breve asueto, el Coruxo salió a por todas en la segunda parte de la prórroga, jugando mejor y llegando ante Sotres. Un disparo de Silva desde la frontal se iba fuera por muy poco. Después era Yebra quien probaba desde el borde del área tras un ataque agónico, con varios rechaces, blocando por alto Dani Sotres.

El partido se iba a los penaltis, y tras un inicio con tembleque -gol local, error de Mateo-, Pablo Brea se destapaba tapando dos lanzamientos a Calderón y Molina mientras sus compañeros ya no marraban. De Vicente, Lucas y Silva enchufaron sus penas máximas y el paradón de Brea ante Ángel Sánchez certificaba el histórico pase del Coruxo a la Copa del Rey.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook