Las calles de Vigo acogen el domingo una nueva edición de la Vigo+11, una de las carreras tradicionales de su calendario popular, aunque en esta ocasión sufre un importante cambio en su recorrido. Habitualmente la Vigo+11 era una de las carreras más "viguesas" porque en sus 11 kilómetros recorría las principales arterias de la ciudad. Pero en esta ocasión las obras en diferentes zonas de la ciudad y los trabajos para la colocación de los ornamentos navideños han obligado a un importante cambio.

La organización ha optado por un recorrido de cinco kilómetros al que los participantes deberán dar dos vueltas. De este modo la carrera sufre una pequeña reducción porque, al igual que hace un año, baja a los diez kilómetros (habitualmente son once). La salida se dará en Cánovas del Castillo (el mismo lugar en el que concluirá la prueba) en dirección a la Plaza de Compostela aunque en seguida girarán para volver sobre sus pasos por la calle Luis Taboada. Los corredores irán hasta el muelle de trasatlánticos y a partir de ahí comenzarán a recorrer el litoral marítimo hasta la rotonda de Barreras para regresar al punto de partida e iniciar la segunda vuelta al circuito. Seguramente todos estos cambios e incertidumbres han hecho descender el número de participantes. La carrera de este domingo reunirá en la línea de salida a algo más de quinientas personas dispuestas a cumplir con una de las citas clásicas del calendario deportivo vigués.