El Chantada lleva la iniciativa en la prórroga. Jenaro agota sus tiempos muertos con el PBB tres puntos abajo. Vaquero recibe falta cuando arma el triple y empata a tiros libres. Luego Guerra, anclado en el poste bajo, anota a la media vuelta el 71-70 que en el pabellón comienza a celebrarse. Pero Cardito no se rinde. Conecta con Domínguez, que se la devuelve. Por la banda contraria corre Vaquero reclamando el balón. Quedan dos segundos y Cardito decide levantarse a varios pasos de la línea central. El balón entra limpio. Vaquero se cae de espaldas. Sus compañeros bailan. "Al VGO, hace dos años en Primera, le ganamos los dos partidos en el último segundo", recuerda el técnico. "Pero esto es muy difícil de ver. Sale una de un millón". El héroe explica: "He metido canastas de medio campo pero nunca con esta trascendencia. Me gusta entrenar mucho volumen de tiro, también de esos que no se suelen dar, en juegos con los compañeros. Muy pocas veces salen tan perfectas". Domínguez le dirá: "Es de las asistencias más fáciles que he dado".