El Rápido de Bouzas volvió a dar un paso atrás en su lenta mejoría en la competición, cediendo ayer los tres puntos ante un Somozas que se limitó a aprovechar los regalos de los aurinegros, que vuelven a los puestos de descenso.

Los boucenses hicieron méritos para no salir derrotados del choque ante los coruñeses, pero lo que no puede pasar es que si no aprovechas tus oportunidades en ataque, por lo menos tienes que mantenerte firme en defensa, y los de Miguel Fernández ayer volvió a pecar de inseguros. El primer gol del Somozas fue un clamoroso fallo de Ángel, que jugó el balón con los pies ante la presión de Luis Nuño, y en el momento de golpear el balón golpea en el delantero coruñés entrando mansamente en la portería. Todo un despropósito.

El segundo tanto viene de un saque de esquina que Eloy remata solo dentro del área pequeña, sin que nadie fuera capaz de marcarlo. Posiblemente fuera un duro castigo, pero en el fútbol, como en el resto de los deportes, los regalos nunca se desaprovechan.

El Rápido de Bouzas estuvo infinitamente mejor en la segunda parte que en la primera. Los dos equipos quisieron presionar la salida del balón del rival, de ahí que el juego se desarrollara casi todo en la parcela ancha, sin control y con pocas ocasiones. El regalo del primer gol fue lo más destacado de los primeros cuarenta y cinco minutos.

En la segunda parte el Rápido comenzó mejor. Le metió una marcha más al partido, y el equipo agradeció la entrada de Carlitos, que reclama a gritos la titulardidad. De sus piernas salió la jugada que acabó en penalti, la verdad un tanto riguroso, transformando él mismo la pena máxima.

Sin lugar a dudas fueron los mejores minutos del Rápido, que bien pudieron lograr el tanto de la victoria. El Somozas se limitaba a buscar una contra para volver a marcar, pero los aurinegros no dejaban huecos. Sin embargo, a ocho minutos para la conclusión llegó la jugada desgraciada, que inicia el Somozas con una contra bien organizada que Ángel soluciona con un córner y, a raíz de ahí, Eloy aprovecha que esta solo para marcar el tanto que al final sería decisivo en el desenlace del encuentro.