La temporada 2019 de Gómez Noya, en la que además de su retorno a las Series Mundiales ha disputado triatlones de media y larga distancia (logrando el título mundial de la federación internacional en Pontevedra en mayo) todavía no se ha acabado, ya que le queda el Ironman de Malasia -en la isla de Langkawi- este sábado. Es un triatlón clasificatorio para Hawái 2020, una cita a la que Gómez Noya quiere ir tras los Juegos de Tokio, de ahí que haya optado por buscar la plaza lo antes posible para así poderse centrar en la preparación de la cita olímpica sin tener que hacer un Ironman poco antes de Tokio.

La decisión de afrontar por tercera vez en su vida un Ironman (en 2018 hizo dos: Cairns en Australia y Hawái) la tomó recientemente, de ahí que no haya hecho muchos entrenamientos específicos de larga distancia, pero confía en que le sea suficiente: "Va a ser un triatlón con mucho calor y humedad. Ante todo me va a servir de experiencia para Tokio y Hawái. De todas maneras no voy a salir con mucha presión por el resultado: si consigo la única plaza para Hawái, fenomenal, pero tampoco pasa nada grave si no lo logro ya que tras Tokio también podría clasificarme en alguno de los Ironman de agosto. Como apenas he hecho dos semanas de preparación específica para la distancia, y teniendo en cuenta la dureza añadida del clima, habrá que competir dosificando para poder llegar lo más entero posible a los últimos kilómetros", indica.

La tanda Profesional masculina -con 25 participantes- empezará a las 7:45 de la mañana (hora local del sábado; 1:45 de la madrugada del viernes al sábado hora española). Las tres fases son a dos vueltas cada una, aunque los 180 km de ciclismo (con poco desnivel) y los 42 a pie no con vueltas iguales, ya que tanto las dos zonas de transición como la línea de meta están en puntos diferentes.

No es un Ironman que destaque por tiempos que ronden o incluso bajen de 8 horas en los primeros clasificados, sino que más bien rondarán las ocho horas y media. Por ejemplo en el maratón, tal y como se ve en ediciones anteriores, es poco probable que los mejores hagan menos de tres horas.