14 de octubre de 2019
14.10.2019
rugby - División de Honor B

La misma película con distinto final

Revancha del Kaleido sobre el Gaztedi, que desperdició un último ataque para ganar

14.10.2019 | 02:39

La escena final difiere mucho de la vivida el pasado 23 de junio, con los mismos protagonistas y en el mismo escenario. Entonces, un avant estropeó la última carga del Kaleido Universidade de Vigo, al que no alcanzaba el 21-10 para compensar el 36-19 que el Gaztedi había logrado en la ida de la promoción. Los vascos celebraron con júbilo su promoción y los vigueses, cabizbajos, lamentaron su descenso a Autonómica. Al final, la reestructuración de la categoría debido a la creación de una liga sub 23 permitió al Kaleido quedarse en Honor B y encarar la revancha antes de lo pensado. Ayer la historia tuvo el mismo final pero intercambiando los papeles. Un avant estropeó el último ataque del Gaztedi. Los vigueses pudieron alzar los brazos. Es un resultado menos relevante, todavía en el inicio de la campaña, pero permite al entrenador, Pablo Cabrera, trabajar con serenidad a corto plazo.

Kaleido y Gaztedi disputaron el partido de la segunda jornada que había quedado aplazado por el tratamiento al que se estaba sometiendo el césped de As Lagoas. El XV del Olivo había cosechado una victoria y dos derrotas en su periplo como visitante. El Gaztedi todavía no había puntado -ayer logró de hecho estrenarse al menos gracias al bonus ofensivo-.

El XV del Olivo se presentó con varias ausencias al partido y además de consideración. Sin Maka Tatafu, su "tryman", el hombre que da filo a la delantera; sin Brizuela, la pieza clave que sostiene la melé; sin Uruburu, su zaguero, el encargado de romper líneas con su agilidad en el eslalon. La desapacible meteorología terminó por condicionar un partido en el que ambas escuadras se neutralizaron mutuamente.

Al Kaleido Universidade de Vigo le costó muchísimo rentabilizar sus presencias dentro de la 22 rival. Quedó claro que el partido se decidiría en detalles. El XV del Olivo dispone en este ejercicio de un recurso especial: Ezequiel Gabardos, uno de los argentinos que ha llegado de la mano de Cabrera, un medio melé que proporciona ritmo al equipo y también puntos. Suyos fueron los 8 de los vigueses, producto de un ensayo y del golpe de castigo decisivo ejecutado con el tiempo casi cumplido. Tuvo el Gaztedi esas últimas acometidas extras. Esta vez el final feliz fue para el Kaleido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook