08 de octubre de 2019
08.10.2019
fútbol - Segunda División

El Deportivo se pone en manos de Luis César

El conjunto coruñés despide a Anquela tras su novena semana seguida sin ganar y elige al gallego como recambio

08.10.2019 | 00:53
Anquela, durante el partido del domingo en Riazor. // Casteleiro/Roller

El Deportivo anunció ayer la destitución de su entrenador, Juan Antonio Albacete Anquela, tras haber enlazado ante el Almería su novena jornada sin ganar y haber sumado ocho puntos en diez jornadas y la llegada al banquillo de Riazor de Luis César Sampedro.

El técnico gallego se encontraba sin equipo después de haber logrado la temporada pasada la permanencia en Segunda División con el Tenerife, al que cogió faltando cuatro jornadas y en el que no continuó.

En su carrera como entrenador, se ha sentado, además, en los banquillos del Racing de Ferrol, Nàstic de Tarragona, Poli Ejido, Alcoyano, Albacete, Lugo y Valladolid.

Luis César debutará el próximo domingo en el banquillo del Deportivo ante la UD Las Palmas en el Estadio de Gran Canaria.

El Consejo de Administración del Deportivo, que se reunió de urgencia, tomó la decisión de que Anquela dejase de ser entrenador del primer equipo. El conjunto gallego le agradeció "muy sinceramente a Anquela su profesionalidad, trabajo, dedicación y actitud ejemplar en esta etapa al frente del equipo" y le desea "la mayor de las suertes en su futuro personal y profesional".

Anquela, que se hizo cargo del equipo en verano, deja al Deportivo en posiciones de descenso a Segunda División B.

El despido se ha producido una semana después de que el presidente del club, Paco Zas, le ratificara en el cargo y llegara a decir que le veía en el banquillo salvo que encajara un 6-0 en Girona y un 0-6 con el Almería.

El dirigente consideraba que el entrenador no había trabajado en condiciones oportunas en una pretemporada en la que la plantilla sufrió numerosos cambios y cinco fichajes llegaron el último día del mercado.

En Montilivi, el Deportivo se llevó un 3-1 con una imagen mala que le dejó en el alambre y frente al Almería no le bastó un 0-0 para ganarse la continuidad a pesar de que en el terreno de juego el equipo tuvo una mejoría que fue insuficiente para romper la racha negativa de resultados en que está inmerso.

El técnico aseguró el sábado que no tenía un ultimátum pero que los periodistas no estaban equivocados al contemplar la posibilidad de que el choque con el Almería fuera una final para él.

A la conclusión del partido, el veterano preparador jiennense, que tiene 62 años, no quiso hablar de su continuidad en el puesto, aunque reconoció lo mal que lo estaba pasando.

"A mí esto me está matando. Yo soy demasiado responsable, vivo por y para esto y no le estoy dando al Deportivo lo que el Deportivo me está dando a mí.Soy una persona ganadora", declaró.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

El fútbol, motor de la economía

En Galicia el fútbol generó un impacto equivalente al 1,14% del PIB autonómico, hasta los 675 millones de euros al año.