Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

baloncesto en silla de ruedas - División de Honor

El Grand Tour de Lewis y Sam

Los dos fichajes ingleses del Iberconsa Amfiv disfrutan de su aclimatación a Vigo

El Grand Tour de Lewis y Sam

El Grand Tour de Lewis y Sam

Lewis Edwards y Sam Mack, internacionales sub 23 con Gran Bretaña, se encaminaban ya a Francia cuando Abdi Jama les hizo girar su rumbo hacia el sur. Jama, astro británico y mundial, les recomendó el Iberconsa Amfiv, con el que conquistó la Challenge en 2017, y ejerció de intermediario con el club olívico. Agradecen el consejo de su ídolo. Vigo se ha convertido en una grata sorpresa. Mientras lidian con las dificultades del idioma y el tráfico a contramano, se maravillan con la ciudad, su entorno y su bullicio. Un hogar quizás en el que asentarse.

El Iberconsa Amfiv siempre apuesta por la estabilidad. Conserva el núcleo propio: Lorenzo Envó, Julio Vilas, Agustín Alejos y Shelley Cronau, asimilada como tal. El argentino Alessandrini, fichado en enero de 2018, retornará tan pronto se arregle su visado. A Salvador Zavala, que se ha mudado a Burgos tras cuatro años, lo reemplaza su compatriota y tocayo Salvador Sandoval. La mudanza radical se produce en la pareja que completa la plantilla: se han ido los japoneses Nao Murakami y Mari Amimoto; han llegado Lewis Edwards y Sam Mack.

"Abdi pensaba que podían ser una opción muy interesante para nosotros y que Vigo sería el escenario perfecto para que ambos siguiesen con su progresión", analiza el presidente del Iberconsa Amfiv, José Antonio Beiro. Como sus puntuaciones encajaban y tras ver unos vídeos, todo fue muy rápido". Lewis y Sam son jugadores de clase 3 y 2, respectivamente; ya que sub 23, se les aplica la reducción de un punto, lo que incrementa la maniobrabilidad del entrenador, César Iglesias.

En el Amfiv destacan la excelente disposición de los jóvenes. Ya que de Vigo lo ignoraban todo, buscaron información en internet. Alejos y Cronau contactaron enseguida con ellos a través de las redes sociales. "Nos han ayudado a sentirnos integrados", agradece Lewis. "El club tiene esa vibración cercana. En solo tres semanas ya nos sentimos parte de la familia". Sam destaca: "No nos hemos sentido aparte en ningún momento, más allá de la dificultad del idioma. Nuestra idea es tomar lecciones".

Hace tres semanas que llegaron, con una de antelación sobre el inicio de los entrenamientos. Vigo ha cumplido lo anunciado en sus pesquisas. "Es precioso", ensalza Lewis, que antes había jugado brevemente en Alemania. Para Sam es su primera experiencia en el extranjero. Ambos hicieron amistad en los Coventry Tornadoes. "La ciudad es completamento diferente a Inglaterra. Hemos estado en el puerto, en la playa... No podíamos creerlo. Incluso cuando llueve es más bonito", indica Sam, sin que le importe una temperatura distinta a la que el tópico español promete. Lewis bromea: "Lo peor del invierno en Vigo es lo mejor del verano en Inglaterra".

Existe dificultades en la aclimatación, como los horarios. Se entrenan a las 21.00, cuando la jornada se apaga en Inglaterra. "Varios compañeros tienen que trabajar", acepta. "Nos vamos adaptando". Sam se atreve a conducir, por la derecha, en el enjambre de las calles viguesas y sin entender lo que se vocea a su alrededor. "Es estresante", admite divertido. "El otro día, aparcando en un sitio demasiado estrecho, había un hombre intentando ayudarme y no tenía ni idea de lo que me estaba gritando. Luego se me paró el coche en medio del tráfico. Lo del conducir en otro sentido se me ha hecho raro al principio. Intento quedarme en las calles principales. Me acostumbraré".

En cuanto al baloncesto, Lewis destaca: "Ya puedo decir que voy a aprender mucho. El entrenador es muy bueno". "Para nosotros es la situación perfecta", destaca Sam. "No hay presión, queremos hacerlo bien, lo mejor que podamos. Necesitamos tiempo, pero el nivel es muy alto".

Lewis ya se ha integrado en la dinámica de la selección absoluta. Tendrá que participar en varias concentraciones a lo largo de la temporada -este domingo viaja a su país-. Sueña con Tokio, aunque admite: "Estar en la mejor selección del mundo no resultará sencillo. Es una razón clave para venir a una liga tan competitiva como la española". Aunque quizás esa razón práctica se convierta en una sentimental: "Hay que ver cómo jugamos este año y demás. Pero creo que sí nos gustaría quedarnos en Vigo".

Compartir el artículo

stats