El Barça sufrió para clasificarse para la final de la Supercopa tras vencer por 71-65 a un Valencia peleón. Hoy se citará en la final con el Real Madrid, que superó con solvencia al Fuenlabrada por 116-61.

Desde el principio quedó claro que el Valencia lleva más adelantada la preparación. El Barça todavía tiene mucho trabajo por delante, pero su fondo de armario es casi infinito. El 19-26 (m.15) obligó a Svetislav Pesic a poner toda su pólvora en la pista con la vuelta de Mirotic (pitado cada vez que tocaba un balón en el Wizink Center), Tomic y Higgins. El Barça salió de su letargo ofensivo, pero siguió sin acabar de cerrar la línea de fondo en defensa, auténtico talón de aquiles de su juego.

Un minuto y medio de la continuación fue lo que necesitó Mirotic, autor de 5 puntos, para devolver a su nuevo equipo a mandar en el marcador, 34-32.

Los azulgranas se sintieron mejor jugando con el marcador en franquicia, pero no pudieron evitar que el Valencia saliera de su sequía anotadora, con un buen Vanja Marinkovic y que al final del tercer cuarto se llegara con el marcador equilibrado, 49-49. Mirotic, Davies, Kevin Pangos, Kyle Kuric y Higgins tiraron de calidad individual para cerrar el marcador (71-65), el partido y el pase a la final, donde se verán las caras con el Real Madrid, que arrasó al Montakit Fuenlabrada, por 116-61, en la segunda semifinal.

El primer título de la temporada se dirimirá en el clásico. Real Madrid y Barça comienzan la temporada como finalizó la anterior, luchando por un trofeo.