09 de septiembre de 2019
09.09.2019

El Valladares sigue sin encontrar la portería

Los vigueses caen ante el Porriño y continúan sin marcar ni conocer la victoria

09.09.2019 | 02:00
Una acción del partido Valladares-Porriño, ayer. // Marta G.Brea

El Valladares sigue sin conocer la victoria en este comienzo de temporada y encajó una nueva derrota ante su afición al caer ante un Porriño Industrial mucho más acertado ante la portería rival. Así, el conjunto de Andrés Costas ocupa momentáneamente la última posición a la espera de intentar estrenar su casillero de triunfos el próximo domingo en su visita al Beluso, penúltimo clasificado. Mientras, el Porriño, tras haber caído en sus dos primeros compromisos frente a Moaña y Xuventude Sanxenxo, sumó tres importantes puntos para no descolgarse demasiado pronto de la lucha por las primeras plazas.

Locales y visitantes consumieron los cuarenta y cinco minutos iniciales sin que ninguno de los porteros tuviera que emplearse a fondo. La primera parte resultó muy igualada pero con demasiados balones largos por uno y otro bando y sin grandes ocasiones de gol.

Otra cosa fue la reanudación tras el intermedio. Porque al poco de comenzar la segunda mitad, un buen balón de Rubén para Joao le permitió poner un centro atrás que Kike Veras sólo tuvo que cabecear a la red.

Tras el tanto recibido, el Valladares adelantó líneas para buscar el empate pero sin claridad en su juego. Aún así, los vigueses dispusieron de alguna oportunidad a balón parado, con los saques de esquina como principal recurso llegando a estrellar un remate en el palo.

Sin embargo, a diez minutos del final una buena incursión de Miguel Ángel por banda izquierda le permitió encontrar el hueco necesario para conectar el disparo que supuso el 0-2 y cerraba un choque al que aún le quedaba el gol de Carlos Campo al aprovechar un despeje de Fernando para plantarse solo ante Adrián.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

El fútbol, motor de la economía

En Galicia el fútbol generó un impacto equivalente al 1,14% del PIB autonómico, hasta los 675 millones de euros al año.