05 de septiembre de 2019
05.09.2019
fútbol - Juicio por presunto amaño de partidos

Los pagos "eran primas", dice el expresidente del Zaragoza

Admite que el club abonó a los jugadores grandes cantidades en efectivo antes del encuentro contra el Levante para "motivarles"

05.09.2019 | 01:00
El expresidente del Zaragoza Agapito Iglesias a su llegada a la Ciudad de Justicia de Valencia. // A. Ballester

"Se intentó premiar a nuestros jugadores para conseguir nuestro objetivo, que era permanecer en Primera División". El expropietario y expresidente del Zaragoza Agapito Iglesias afirmó ayer en el juicio por el presunto amaño del partido que jugó contra el Levante, en la temporada 2010-2011, que los más de 900.000 euros que el club entregó a los jugadores eran en concepto de primas por lograr la permanencia en Primera División.

El antiguo propietario del club detalló que el dinero se entregó a los jugadores más importantes del equipo para incentivarles y negó que el dinero se utilizara para sobornar al equipo granota. "Se me transmite desde la secretaría que habría que motivar a determinados jugadores que son los que llevan el equipo y se habla de una cifra cercana al millón de euros. Yo doy el ok y el mecanismo de cómo funciona ya no depende de mí, depende del director financiero", apuntó.

Así lo declaró el empresario en la segunda sesión del juicio por el presunto amaño del partido entre el Levante y el Zaragoza que hasta el próximo día 30 de septiembre acoge la Ciudad de la Justicia de Valencia. El conjunto maño ganó 1-2 y consiguió la permanencia, lo que forzó el descenso del Deportivo de la Coruña. En el banquillo figuran 42 acusados por estos hechos, entre exdirectivos y jugadores de fútbol.

Agapito Iglesias solo respondió a las preguntas de la Fiscalía y las defensas. El empresario aragonés se negó a contestar al abogado de LaLiga y al del club coruñés.

La Fiscalía Anticorrupción desestabilizó a Agapito Iglesias durante su interrogatorio y el empresario cayó en múltiples contradicciones respecto a su primera declaración en fase de instrucción. "El acuerdo de las primas era verbal y se negociaron con los capitanes", dijo el expresidente, quien trasladó al fiscal que se trata de una práctica habitual entre las entidades deportivas.

Respecto a los pagos en efectivo de grandes cantidades de dinero, Iglesias reconoció que los jugadores querían cobrar y "no se fiaban del club", pues no recibían los ingresos de sus nóminas por las dificultades económicas que atravesaba el club.

"Había problemas para pagar a jugadores y proveedores. Días antes del partido hice un préstamo de ocho millones de euros desde una de mis empresas", razonó Iglesias, que a preguntas del fiscal admitió la "merma de ingresos" que hubiese supuesto el descenso.

Agapito Iglesias no aclaró por qué unas primas se pagaban mediante transferencias y otras en efectivo. El fiscal Pablo Ponce le trasladó que no existía en el club documentación relativa sobre primas y el expresidente señaló que "es un pacto que teníamos, es lo que se acordó con los jugadores y el resto de la plantilla".

El expropietario del Zaragoza aseguró desconocer por qué hay jugadores que niegan haber recibido el dinero. "Eso se lo tiene que preguntar a ellos", respondió. Eso sí, aclaró que "todas las entregas están declaradas a Hacienda".

Ayer también declaró el representante legal del Zaragoza, Fernando Sainz de Varanda, actual vicepresidente, pues la entidad está acusada como persona jurídica en el juicio por no poner en marcha mecanismos legales para prevenir la corrupción en el deporte. Sainz de Varanda reconoció a preguntas del fiscal que era habitual que el club maño pagara las primas a los jugadores en efectivo.

"Se pactan primas, y dada la situación del club que llevaba sin pagar nada los últimos meses, y ante la poca confianza de los jugadores, se pacta una prima que se entrega previamente. Si no va bien lo devuelven", respondió.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

El fútbol, motor de la economía

En Galicia el fútbol generó un impacto equivalente al 1,14% del PIB autonómico, hasta los 675 millones de euros al año.