La inédita cima del Observatorio Astronómico de Javalambre (Teruel) fue escenario de la heroica victoria en solitario del español Ángel Madrazo (Burgos BH) y del vuelo del colombiano Miguel Ángel "Supermán" López, quien presentó candidatura como favorito recuperando "la roja", prenda que vistió tras la primera crono.

Gloria para un modesto corredor cántabro de 31 años, quien "resucitó" como el ave fénix en varias ocasiones para rematar a sus dos compañeros de fuga al final del ascenso a Javalambre, donde alzó los brazos en solitario, a pura lágrima. Increíble el "Gorrión de Cazoña", un águila en la inédita cima turolense. El triunfo de un obrero del ciclismo, de los que buscan la gloria a base de escapadas. En la tercera en la que participaba en esta Vuelta y después de hacer la goma largo rato, lloró de emoción tras cruzar la meta con un tiempo de 4h.58.31. Su latigazo final le permitió aventajar en 10 segundos a su compañero holandés Jetse Bol, una fiesta para el Burgos, y en 22 a José Herrada, que cerraba el trío de protagonistas en fuga.

En el grupo de favoritos hubo confort hasta que a falta de 4 kilómetros atacó Miguel Ángel López con decisión y sin mirar atrás, después de varios acelerones de Valverde. "Supermán" no quiso pasar inadvertido y plantó a sus enemigos de la general, que no pudieron cortarle las alas. El líder del Astana cruzó la meta a 47 segundos de Madrazo, pero sacó tiempo a sus enemigos por el título. Valverde y Roglic, que se aliaron por interés común, cedieron 12 segundos, Nairo Quintana, que no aguantó con los mejores, 54, Esteban Chaves 1 minuto, Rigoberto Urán 1.24 y Fabio Aru 2.12. Diferencias nada definitivas, pero sí sintomáticas.

Ángel Madrazo ofreció una rueda de prensa memorable por su espontaneidad y buen humor, reflejo un buen puñado de sensaciones en la histórica escapada."Me dicen que mi hijo me está viendo por la tele y eso para mí es como un gel de cafeína. Tengo dos hijos pequeños, uno de 4 y uno de dos meses. El mayor ya entera, y quiero hacerle ver que el que algo quiere algo le cuesta, que nunca hay que rendirse. Hoy he conseguido lo que llevo buscando toda la vida. Ha sido el triunfo con mayúsculas".

Según Madrazo. la "culpa" también la tiene su mujer, "que es la que me da palos cuando me quiero rendir y me anima. No pensamos igual en muchas cosas. A ella no le gusta el deporte y a mi sí, a ella le gusta leer y a mí no. Además me quiero comprar una play 4 y no me deja".

"Si me enrollo mucho, decirlo, eh?, dijo Madrazo a los periodistas. Madrazo estaba feliz, como pez en el agua, y comentó lo que significa el triunfo para el Burgos BH. "Es un equipo pequeño y lo de hoy es la hostia. No he visto a mi director, debe de estar loco o rezando por ahí en una ermita. Esta es mi cuarta vuelta y vine a morir. No sabía ni quién participaba. He visto a gente que no sabía que venía. Hoy ha pasado algo muy grande".

En un momento de carrera, el coche del Burgos embistió a su propio corredor. Un susto que no tuvo consecuencia alguna. "Estaba como en los encierros de San Fermín, en la plaza. Cuando me vino el coche dije: "vaya cornada". "Pero hoy dios estaba conmigo, y pensé que si no me había tumbado el coche algo grande podía pasar. Esto se pone a huevo, dije, y no puedo fallar".