13 de agosto de 2019
13.08.2019
triatlón - Ironman

Gustavo Rodríguez, ante su último intento de ir a Kona

13.08.2019 | 02:22
Gustavo Rodríguez. // FdV

Después de los intentos de Gales (3º), Sudáfrica (13º) y Brasil (4º), llega el turno de Suecia, donde el tudense Gustavo Rodríguez buscará este sábado la clasificación para el Campeonato del Mundo Ironman de Kona.

Después de quedarse a las puertas de clasificarse para Hawái en Brasil, en su último Ironman disputado en Florianópolis el pasado mes de mayo, Gustavo Rodríguez se lo juega ahora todo a una sola carta. En Kalmar, el próximo sábado 17 de agosto, solo hay una opción y no es otra que la de ganar, ya que en Suecia solo se pondrá en disputa una plaza para Kona.

Durante los últimos meses el tudense ha planificado un ciclo de entrenamientos única y exclusivamente con la vista puesta a esta cita y Kalmar se ha convertido desde el mes de mayo en la gran obsesión de Gustavo Rodríguez. Largas sesiones de natación, interminables rutas encima de la bicicleta, kilómetros y más kilómetros de carrera a pie han sido el día a día del triatleta gallego.

En este Ironman, al igual que en los anteriores, para Rodríguez la natación será el sector decisivo y el que marcará el éxito de la prueba, ya que cuanto menos tiempo ceda nadando menor será el gasto de energías que deberá hacer en bicicleta para recortar distancias con respecto a sus rivales y mayor probabilidad de victoria tendrá a la hora de bajarse a correr.

Gustavo Rodríguez lleva un año recorriendo el mundo, en busca de la clasificación para disputar el Campeonato del Mundo Ironman y hasta este momento siempre se ha quedado a las puertas de la clasificación. Ahora confía que en Suecia pueda alcanzar su meta, un sueño que peleará con uñas y dientes hasta su última opción posible. "Ahora a sólo queda tener fe y esperar a que la diosa "supercompesación" haga su trabajo", indica el tudense en sus redes sociales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

El fútbol, motor de la economía

En Galicia el fútbol generó un impacto equivalente al 1,14% del PIB autonómico, hasta los 675 millones de euros al año.