12 de agosto de 2019
12.08.2019
ciclismo - 81ª Volta a Portugal

João Rodrigues, rey de la Grandissima

El corredor del W52-FC Porto deshizo el empate con Joni Brandao en lo alto de la general en la crono final de 19,5 kilómetros - Veloso ocupó el tercer lugar del podio

12.08.2019 | 02:22
Rodrigues levanta el trofeo de campeón de la Volta a Portugal en el podio de Oporto acompañado de todo su equipo. // FDV

La Volta a Portugal tocó a su fin en su 81ª edición y lo hizo con la victoria en la clasificación general definitiva de João Rodrigues (W52-FC Porto) en una contrarreloj individual casi épica y en la que se resolvió el empate que mantenía en la pelea por el maillot amarillo con Joni Brandao (Efapel).

Gustavo César Veloso no pudo hacer valer su condición de buen corredor contra el crono y terminó siendo incapaz de enjugar los 40 segundos de desventaja sobre sus rivales con los que había partido desde Vila Nova de Gaia.

La tensión previa se palpaba en los camiones de las escuadras implicadas en la pelea definitiva. En Efapel, Brandao dejaba claro que era un día muy especial mientras que en el bando de los dragões la presencia de Pinto da Costa, presidente del club, confirmaba aún más la importancia del día. Y por si hubie ra dudas el podio definitivo se ubicaría la Praça dos Aliados, en pleno centro de Oporto.

Sobre el rodillo y con un linimento de eucalipto en las fosas nasales, Veloso dejaba claro en su calentamiento que se iba a vaciar en la bicicleta "ate morrer". De la misma opinión era su compañero João Rodrigues al que se le presentaba la primera oportunidad de ganar la Volta a Portugal y, de paso, ampliar el absoluto dominio del W52-FC Porto en esta competición en los últimos años. Concretamente ya son cuatro las ediciones consecutivos en los que la escuadra blanquiazul sube a lo más alto.

Con los tres candidatos al podio final ya rodando hacia la última meta de esta 81ª edición, el primer punto de control ya avanzaba lo que estaba por venir. A los 8,2 kilómetros, Rodrigues ya era vencedor virtual de la Volta a Portugal debido a que aventajaba a Brandao en 21 segundos y en 17 a Veloso.

El ritmo establecido se mantuvo prácticamente inalterable. En el segundo punto de control las diferencias se mantenían prácticamente idénticas. Restaban por delante apenas seis kilómetros y, salvo catástrofe, ya todo parecía escrito.

Tras dejar atrás Vila Nova de Gaia las rampas de Oporto tomaron todo el protagonismo. El ambiente que se respiraba en cada calle daba muestras evidentes del fervor por el ciclismo que sienten en Portugal.

El mejor tiempo en línea de meta estaba marcado por otro portista como Antonio Carvalho con 27:46, pero restaban por llegar los candidatos al título final. Gustavo César Veloso tomó la última curva y enfiló la última recta de Aliados para marcar un 27:59 final.

La emoción iba en aumento a la espera de las llegadas de su compañero Rodrígues y Brandao. El finalmente ganador de la Volta a Portugal culminó a lo grande la mayor felicidad de su vida deportiva ganando también la etapa empleando solo 27:31 en completar los 19 kilómetros de recorrido.

La llegada de Brandao solo sirvió para desatar la euforia en el W52-FC Porto. Veloso fue uno de los primeros en felicitar a su compañero de filas haciendo valer sus palabras priorizando que el título se quedase en el equipo, independiéntemente de su artífice. Por contra, la desolación se cebó con Brandao, que nada más enterarse de que había perdido el amarillo apenas podía emitir palabra. Se encerró en el coche de Efapel tratando de asimilar una segunda plaza que le supo a poco.

En su ciudad y con miles de aficionados del W52-FC Porto, la ceremonia de clausura se convirtió en un baño de masas. Una victoria en olor de multitudes que confirma la categoría de equipo UCI Pro Tour de la que goza el auténtico rey de la Grandissima.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

El fútbol, motor de la economía

En Galicia el fútbol generó un impacto equivalente al 1,14% del PIB autonómico, hasta los 675 millones de euros al año.