02 de junio de 2019
02.06.2019

La magia errante

Debutante más joven en el Sevilla y con récord en títulos de Europa League, no llegó a asentarse en los grandes

02.06.2019 | 03:55
Reyes, con el trofeo de la Liga Europa de 2016. // Jean-Christophe Bott

Un accidente de tráfico ha cortado de raíz la vida de José Antonio Reyes, que el próximo septiembre hubiera cumplido 36 años y que se resistía a dejar de ofrecer la magia que desde muy pequeño mostró en sus botas.

Reyes (Utrera-Sevilla, 1 de septiembre de 1983) fue uno de los jugadores mas precoces que ha dado la muy prolífica cantera del Sevilla, y entre sus logros tiene el más joven en debutar con el equipo en la máxima categoría, al hacerlo con 16 años. El utrerano resaltaba por su velocidad, desborde y sus cualidades de pasador en la mediapunta.

La meteórica proyección de Reyes motivó que el club, entonces con José María del Nido como presidente y en plena fase de modernización y crecimiento, se desprendiera de él mediada la temporada 2003-04 ante la gran oferta económica que hizo el Arsenal. Del Nido dijo entonces que desprenderse de su gran canterano era necesario para fortalecer las estructuras del club, lo que posteriormente se confirmó. Reyes, sin apenas salir de su pueblo, se fue con lágrimas al extranjero pero con el convencimiento de que hacía bien para su carrera futbolística y para el Sevilla.

Su irrupción en el fútbol inglés no fue el esperado y desde el Arsenal inició una fase de continuos cambios de aires pero siempre dejando su importa de jugador diferente y con clase. Real Madrid, Atlético de Madrid y Benfica fueron sus siguientes pasos hasta la vuelta al Sevilla en la temporada 2011-12 para cubrir su segunda etapa en el club, al que regresó cuando el equipo ya se había ganado un nombre en Europa con sus primeros éxitos continentales.

Reyes estuvo en el Sevilla hasta la campaña 2015-16 y otra vez fue despedido con el gran cariño de la afición y de los dirigentes, hasta el punto de que su rostro es uno de los aparecen en el mural gigante que luce en la fachada principal del Sánchez Pizjuán.

El habilidoso mediapunta sevillano probó en el Espanyol, donde también dejó su impronta y el cariño de los que los conocieron en el ejercicio en el que estuvo.

Ya en la pasada campaña, en la recta final de su carrera, se fijó en él el Córdoba en LaLiga 1/2/3 para que ayudara a sacarlo de un posible descenso, a lo que contribuyó con éxito.

Reyes, con 35 años pero sin ganas de dejar lo que le había hecho famoso y le había dado dinero, no tuvo problemas para probar, como otros muchos veteranos, en China, en el Xinjiang Tianshan, en el que estuvo unos meses antes de regresar a España.

Pero el utrerano se resistía a colgar las botas y firmó por el Extremadura a mediados de esta temporada y, como en el Córdoba, para ayudar a que el equipo se mantuviera en la categoría de plata, lo que el conjunto de Almendralejo también tiene ya asegurado.

Ha sido un accidente de tráfico el que ha tenido que retirar a Reyes, un jugador que queda ya en la historia y con datos como el de ser el que más trofeos de campeón de la Liga Europa tiene, cinco, tres de ellos con el Sevilla y otros tres con el Atlético de Madrid.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

El fútbol, motor de la economía

En Galicia el fútbol generó un impacto equivalente al 1,14% del PIB autonómico, hasta los 675 millones de euros al año.