17 de abril de 2019
17.04.2019

Las urnas como amenaza

Itziar Germán, pendiente de que el ayuntamiento de Paterna la libere de estar en una mesa electoral, algo que le impediría jugar la fase

17.04.2019 | 01:33
Germán trata de penetrar a canasta en un partido. // Marta G.Brea

Todo se conjura contra el Celta Zorka camino de la fase de ascenso, incluso las probabilidades y la burocracia. Itziar Germán, pieza esencial en la estructura construida por Cristina Cantero y absolutamente imprescindible ante la plaga de lesiones, ha sido seleccionada para ser miembro de una mesa electoral en su localidad natal de Paterna en las elecciones generales del domingo 28 de abril; día en el que la escuadra celeste espera estar disputando una de las finales de la fase de ascenso a Liga Femenina 2. La jugadora ha realizado los trámites necesarios para pedir que la eximan de tal deber. Todo parece bien encaminado pero en el club, considerando el cúmulo de desgracias, no respirarán aliviados hasta que el permiso sea oficial.

Germán es la veterana del equipo, la autoridad moral y el templan dentro y fuera de la cancha. Y es además una jugadora capaz de desempeñarse prácticamente en las cinco posiciones gracias a su sabiduría. A su polivalencia confía en gran medida Cantero la esperanza de lograr el ascenso pese a las lesiones de Lacorzana, Montero y Motley. La valenciana se lesionó precisamente en la fase final de la pasada temporada, en el tercer encuentro del grupo, con el equipo ya clasificado para la final. Apenas pudo participar de forma testimonial ante el Valencia, heredero del club donde se formó, todopoderoso anfitrión. Pese a su ausencia, las celestes bordearon el milagro. Se quedaron a un triple de la victoria. En el Celta Zorka ha latido desde entonces la duda de qué hubiera podido suceder con Germán en pista.

Nadie tiene más ganas que ella de sacarse ese interrogante de las entrañas. De ahí el susto cuando recibió la carta que la citaba para formar parte de una mesa electoral el día 28 en Paterna. El club y Germán se han movilizado de manera inmediata para remediar el problema. "He tenido que presentar unos documentos a la junta electoral para que estudiaran mi caso", relata: el DNI, un certificado del Celta acreditando que en esas fechas se estará jugando la fase de ascenso y un escrito de la Federación Española confirmando tanto la clasificación del equipo como la pertenencia y obligación de Germán. "La disposición del club ha sido total para ayudarme en todo y solo falta que el Ayuntamiento de Paterna acepte mi petición", concreta.

La jugadora hubiera querido participar en la fase en cualquier circunstancia. Pero la ausencia de tantas compañeras incrementa más esa voluntad. "Cada lesión ha sido una mazazo para el equipo", indica Germán, optimista pese a todo: "Verle a nuestras compañeras las caras ha hecho que hayamos cogido más fuerzas para seguir hacia adelante. Ellas nos han animado. Esperemos que lo de Hildur quede en un susto", comentaba antes de conocer el diagnóstico. "Si no fuera así, tendremos una razón más para seguir luchando por nuestro sueño". La levantina concluye: "Las fuerzas están más vivas que nunca. Lucharemos siempre por ellas y por lo que nos merecemos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook