16 de abril de 2019
16.04.2019
BALONMANO

Chema Cid, jugador del Rodosa Chapela: "Me fastidiaría acabar así"

El extremo, que ya meditaba su retirada antes de su sanción de 6 meses, pide disculpas por su "calentón"

16.04.2019 | 01:19
Chema Cid. // José Lores

Sorpresa, indignación y arrepentimiento se mezclan en el seno del Rodosa Chapela. La pareja arbitral formada por José Domingo Vega y Juan Manuel Vinagre decidió suspender en el minuto 35 su partido contra el Calvo Xiria del pasado 30 de marzo. Consideraron que su seguridad no estaba garantizada. El Comité de Competición ha sancionado al Rodosa con la derrota y la pérdida adicional de dos puntos. Impone al club una multa de 3.000 euros y al delegado, Manuel Rodríguez Senlle, otra de 300 y tres partidos de suspensión. A Chema Cid lo suspenden durante seis meses por haber amenazado a los árbitros. Cid, que ya se estaba plateando la retirada, admite: "Fue un calentón". Pide perdón, aunque entiende que la reacción arbitral resultó exagerada. El club está preparando su recurso.

Los acontecimientos que propician la suspensión se desarrollan al inicio de la segunda parte de ese partido de la 26ª jornada del grupo I de Primera Nacional. El Calvo Xiria se está jugando la segunda plaza para el play off de ascenso y los locales, ya descabalgados de esa carrera, nada más que el orgullo. El marcador es de 12-19. Los árbitros señalan un siete metros a favor del Xiria. El entrenador chapeleiro, Fran Teixeira, visto que los visitantes no se apresuran a lanzar, les reclama a los árbitros que detengan el cronómetro. Uno le muestra tarjeta amarilla. A Chema Cid, en las imágenes que existen, se le ve conversar con otro, que le señala dos minutos. Cid se acalora, un compañero lo aparta, le muestran la tarjeta azul, otros componentes del banquillo también protestan y los árbitros deciden irse a vestuarios. Desde allí reclamarán la presencia policial -acudirán dos patrullas- y aunque los dos entrenadores les pedirán que reanuden el encuentro, mantendrán su decisión de suspenderlo.

El vídeo de la polémica en el Rodosa Chapela - Calvo Xiria // CEDIDO

Vega y Vinagre incluyen en el anexo del acta frases que aseguran que Cid ha proferido: "Tu compañero es un chulo", "vamos a por vosotros, no salís vivos" y "no vais a salir vivos de aquí. Tengo unos amigos rumanos que van a hacer todo de vosotros. Sé perfectamente dónde está vuestro hotel de Vigo".

Chema Cid admite: "Es verdad que dije lo de los rumanos. Evidentemente es solo una frase. Fue un calentón que te sale así. Les pido disculpas de manera pública, igual que a mi club, al patrocinador, a mis compañeros y a Fran".

El extremo acepta sus seis meses de sanción, que Competición le impone por "amenazar de manera grave a los colegiados y provocar los altercados que motivaron la suspensión". Recuerda que ya intentó disculparse en el pabellón, minutos después de lo sucedido: "Le dije a un policía que me hiciese el favor de decirles que quería hablar con ellos. No quisieron y también a Fran le cerraban la puerta. No admitían las disculpas y están en su derecho".

Cid, uno de los grandes extremos del balonmano gallego moderno, que también ha jugado en Teucro, Octavio, Palma del Río y Covadonga, en Asobal y Honor Plata, resalta: "Llevo 27 o 28 temporadas jugando y nunca había tenido ningún problema. Un momento caliente lo tiene cualquiera. No hubo agresión ni intento de nada, fue todo de labia". En ese sentido, y contemplando el cuadro completo de lo sucedido, le parecen "una locura" el aplazamiento y las sanciones. "No es para montar lo que montaron, suspender el partido, llamar a dos patrullas... Creo que armaron más de lo que fue".

A sus 43 años, Chema Cid consideraba desde hace tiempo la posibilidad de retirarse. "Aún no lo tengo decidido del todo. Aunque Fran me comerá la cabeza, lo más seguro es que sí. Pero me fastidiaría mucho acabar así, parezco Zidane cuando dio el cabezazo en la final del Mundial", lamenta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

El fútbol, motor de la economía

En Galicia el fútbol generó un impacto equivalente al 1,14% del PIB autonómico, hasta los 675 millones de euros al año.