El argentino Giovani Lo Celso, con dos goles, volvió a dar luz a un Betis que llevaba semanas apagado. El Villarreal desperdició un penalti en el minuto 89 que lanzó Santi Cazorla y detuvo Pau.