El Espanyol dio un paso de gigante hacia la permanencia en Primera División al derrotar al Girona por un ajustado 1-2 en el encuentro que abrió la 31ª jornada de Primera División.

Un tanto de Sergi Darder y un gol de Bono en propia portería, tras disparo del mallorquín que dio en el palo y en la espalda del meta marroquí, le dieron la victoria al cuadro de Rubi en el Estadi Municipal de Montilivi.

El Girona se ratificó como el peor equipo de la competición como local y continúa complicándose la vida, ya que hace más de cinco meses que no suma los tres puntos y podría ver cómo se le echan encima el resto de equipos que pelean por la permanencia.