17 de marzo de 2019
17.03.2019
fútbol - Segunda División B

El Coruxo no se fía del Deportivo B

Los coruñeses cierran la clasificación del grupo y agotan sus opciones de salvación

17.03.2019 | 03:44
Antón de Vicente, del Coruxo, protege el balón ante la presión de un jugador del Deportivo B. // R. Grobas

El Coruxo visita esta tarde al colista del grupo, el Deportivo Fabril, en un partido en el que los vigueses quieren mantener la racha y postularse definitivamente para la última plaza que clasifica para la próxima edición de la Copa del Rey.

El equipo vigués cerró la preparación del encuentro en la mañana de ayer. Jacobo Montes volvió a trabajar con el remate a puerta, antes de cerrar la preparación con un trabajo en donde te tocaron diferentes aspectos tácticos y técnicos. Tanto plantilla como jugadores son conscientes de la importancia del encuentro de cara al futuro, y es que nadie quiere acabar con la buena temporada que está haciendo el equipo y, sobre todo, con la última racha, en la que acumula nueve jornadas consecutivas sin conocer la derrota. La última vez que el equipo perdió un partido fue el día de Reyes, en O Vao, ante la Cultural Leonesa.

Jacobo Montes, entrenador del equipo vigués, no contará para esta tarde con Samu, que continúa con el proceso de recuperación de su lesión. Tampoco estarán en la lista Nacho y Borja Yebra, que deberá cumplir un partido de sanción por acumulación de amonestaciones.

Esta circunstancia es la que obligará al técnico de O Vao a tener que modificar el "once" que tan buen resultado le está dando en las últimas jornadas. No obstante, el técnico maneja dos buenas opciones para sustituir a mediocentro, pues la opción más natural sería que Mateo jugara en esa posición, en la que ya lo ha hecho alguna vez, y en la parcela ancha jugará Barril, que está entrando de cara en los últimos encuentros, rindiendo a un buen nival.

El resto del equipo permanecería invariable, con Alberto en la portería, una línea defensiva con Antón y Sergio en los laterales acompañados de Crespo y Lucas en el centro de la defensa; por delante Mateo; en el centro del campo Juampa y Samanes como interiores junto con Barril y Pibe por el centro, con Manu Justo como hombre más adelantado.

En las filas viguesas nadie se fía de la situación del conjunto herculino. Con la llegada de Luisito al banquillo parecía que el equipo comenzaba a reaccionar, pero las cosas no han salido como querían y cada vez están más hundidos en la clasificación. Los de O Vao son conscientes de que este partido es la última bala que le queda a los coruñeses para no dejar todo visto para sentencia, por lo que saben que va a ser un partido muy exigente y que necesitarán mostrar su mejor nivel.

Jacobo Montes, entrenador del Coruxo, indicaba tras la conclusión del entrenamiento de ayer que "la gente se confunde. Se cree que como van últimos nos van a poner la alfombra, y no, para nada. Sabemos que va a ser un partido complicadísimo contra un rival con muy buenos jugadores, a los que las cosas no le están saliendo, pero sabemos de la dureza y de la exigencia que va a tener el partido ante el Deportivo B. Creo que estamos preparados para no confiarnos, sabiendo que la exigencia va a ser máxima para intentar sacar algo positivo. Es su última oportunidad, entre comillas, de poder seguir creyendo, pero independientemente de eso, conociendo a Luisito, sabemos que no va a permitir que los jugadores se relajen. Creo que hemos hecho una buena semana de entrenamiento y a ver si el plan de partido que hemos desarrollado somos capaces de que se plasme sobre el terreno de juego". La ansiedad que puedan tener los jugadores coruñeses es algo que según el técnico debe aprovechar el equipo. "Sería un factor importante", apuntó, "las cosas no le están saliendo y con el paso de los minutos seguramente si ven que no están por delante en el marcador llegan los nervios, es un equipo joven, dinámico, que se va a ir arriba, pero nosotros debemos sacar algo en función de nuestras características.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

El equipo y la marea bermellona, de la mano

El RCD Mallorca, como muchos clubes españoles, tiene una gran historia a sus espaldas. El ascenso a LaLiga Santander logrado en 1997 abrió una etapa de esplendor y crecimiento deportivo