El Valladares estuvo a punto de sumar tres importantes puntos para abrir brecha respecto a la zona peligrosa pero se tuvo que conformar con sólo uno en un choque que se le fue complicando poco a poco. Primero, por la lesión de Varo y el tanto de Nico en un córner que enfriaron el buen inicio local. A cinco minutos para el descanso, la defensa viguesa recibía otro duro golpe al marcharse también lesionado Pau.

Pese a todo, el Valladares regresó enchufado y Heber empataba. Pero un penalti de Giráldez, en el que vio además la segunda amarilla, volvía a poner cuesta arriba el choque para los locales que no bajaron los brazos, consiguieron pronto empatar y acumularon oportunidades en la recta final para haber ganado.