Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista con Ruth Beitia - Exatleta olímpica

Ruth Beitia: "La gente se alegra de que haya dejado la política"

La saltadora cántabra acaba de recibir dos nuevas medallas más después de retirarse

Con "mucha alegría" recibe Ruth Beitia un nuevo metal que engrosa su gran palmarés, en el que figuran ni más ni menos que quince medallas de grandes campeonatos. A finales de mes recogerá por fin el bronce de los Juegos de Londres de 2012, al ser sancionada por dopaje la saltadora rusa Svetlana Shkolina. Una gratificación que llega después de la tempestad que ha atravesado estos últimos días. La exatleta olímpica (Santander, 1979) anunció, una semana después de ser proclamada candidata del PP a la Presidencia de Cantabria, su retirada de la política, actividad que desempeñaba en el Parlamento de Cantabria como diputada popular y miembro de la Ejecutiva de Pablo Casado, alegando "razones estrictamente personales y familiares".

-A pesar de haberte retirado hace dos años, el próximo día 28 recibirás una nueva medalla, ¡enhorabuena!

-Lo sabíamos, porque "cantaba" un poco. Era una saltadora que siempre había ganado y me acuerdo de que ese mismo día, en el calentamiento, se lo dije a Ramón (Torralbo), mi entrenador. Lo que pasa es que somos muy respetuosos y si no es a través de una resolución, como existe actualmente, nunca lo decimos. Y estamos felices porque sabíamos que en algún momento iba a llegar.

-¿Piensas celebrarlo?

-Sí. He hablado con Alejandro (Blanco) -presidente del COE- y sí que haremos en su momento algo especial. Además, va a ser la primera vez que podré recoger una medalla con mi 50 %. Pero bueno, nos quitaron el honor de poder subir al pódium y recibir el aplauso y el cariño del público recibiendo esa medalla y todo lo que trasciende después también nos lo hemos perdido.

-Próximamente sumarás a tu colección otra medalla más.

-Sí. La de plata del Mundial de 2013 en Moscú. Anna Chicherova y yo fuimos bronces las dos y ahora pasamos a ser platas ambas.

"Un policía no puede entrar en mi casa si no tiene una orden. Sin embargo, una persona puede entrar hasta mi baño y ver cómo orino en un botecito"

-¿Crees que por desgracia, el dopaje forma parte de la rutina de muchos deportistas?

-Bueno, espero y deseo que no sea así, sino que sean casos totalmente excepcionales. Por ser una fiel defensora del antidopaje he tenido que pasar momentos muy duros, porque un deportista, por el mero hecho de serlo, tiene que estar 365 días al año controlado. Y bueno, un policía no puede entrar en mi casa si no tiene una orden. Sin embargo, una persona puede entrar hasta lo máximo de mi intimidad, que es mi baño, y ver cómo orino en un botecito. Es algo sumamente violento, entonces no quiero que forme parte del deporte como una rutina, sino que quiero pensar que es algo excepcional.

-¿Eres partidaria de un mayor control o crees que el protocolo actual es lo suficientemente efectivo?

-Lo que está claro es que el antidopaje siempre va muy por detrás del dopaje. Por eso esos diez años de vigencia de todos los controles. Ojalá pudiéramos comprobar si alguien está dopado o no, al momento, pero tenemos que esperar. Me encantaría que el dopaje estuviese muy por detrás del antidopaje.

Entrega de medallas en el estadio Luzhniki de Moscú en 2013.EFE

-¿Qué balance haces de este tiempo que llevas retirada del deporte?

-Positivo. El deporte me dio una segunda oportunidad y la dilaté mucho tiempo. Me retiré con 38 años y este año ya hago 40. Encantada, porque me retiré en la edad justa para poder decir ahora que el deporte sigue siendo mi pasión.

-¿Te costó dejarlo?

-Vi la cara fea de la moneda, pues vi durante cinco meses cómo me dolía absolutamente todo el cuerpo, cómo no era yo, cómo no tenía respuestas a esos dolores y bueno, pues llegó un momento en el que después del Mundial de Londres, que pasé a la final y fue algo increíble, Ramón y yo, que ha sido el 50% en toda mi carrera deportiva, dijimos "ya está". Tocaba dedicarse a otras cosas.

-¿Cómo vives el deporte ahora?

-Desde otra faceta totalmente distinta. Me encanta hacer actividad física, pero sin la sensación de que tengo que competir. Aprendí a esquiar el año pasado, patino un montón, me encanta aprender a jugar el tenis, subir montañas, correr en carreras solidarias... y también soy embajadora de una cadena de gimnasios. Son cosas totalmente distintas las que hoy en día puedo hacer.

-Entonces has cambiado tu rutina, pero sigues haciendo muchísimo deporte...

-Sí, pero cuando estoy en el sofá y miro por la ventana y está lloviendo a todo llover me puedo permitir la diligencia de decir, pues mira, me voy a quedar (risas).

"El atletismo es un deporte individual, entonces creo que si eres en ese momento referente te van a tratar igual que si fueses un chico"

-El deporte femenino va ganando cada vez mayor apoyo y respeto. ¿Te has sentido respaldada a lo largo de tu carrera o has tenido que sortear más obstáculos por ser mujer?

-Bueno, que existen está claro y que en el deporte femenino aún quedan muchas cosas por mejorar, también. Pero cierto es que yo en ningún momento me he sentido con la necesidad de decir que estoy infravalorada por el mero hecho de ser mujer ni he sentido tampoco esa línea roja entre hombres y mujeres. El atletismo es un deporte individual, entonces creo que si eres en ese momento referente te van a tratar igual que si fueses un chico.

-¿Es distinto en los deportes en equipo?

-Sí. En los deportes individuales esa diferencia yo creo que no existe tanto. La natación no se entiende sin Mireia Belmonte, ni el bádminton sin Carolina Marín. Pero sí que es verdad que aún hay que seguir trabajando en puestos de gestión y en los deportes de equipo, porque aun teniendo iguales resultados siguen estando por debajo de los chicos. Hay diferencias, pero gracias a Dios yo no las he sufrido.

-Tantos años de esfuerzo se han traducido en cariño por parte de la gente, ¿sigues recibiéndolo a día de hoy?

-Pues sí, lo sigo notando. Además, esta noticia de la medalla ha sido increíble. Por desgracia, en las últimas semanas se me han acumulado bastantes cosas negativas. No se ha hablado bien de mi persona a nivel político y no han respetado los momentos con mi familia, que no han sido tampoco los más positivos en los últimos meses. Esta noticia ha vuelto a recobrar esa ilusión de la gente por Ruth Beitia la deportista. También son muchas las personas que me dicen "me alegro por esto y me alegro también porque hayas dejado la política". Ha sido muy injusto el trato que he sufrido. Pero bueno, independientemente de eso me sigue queriendo mucho la gente.

Pablo Casado y las candidatas del PP por Cantabria, Ruth Beitia y Gema Igual.EFE

-¿Qué balance haces de tu carrera política?

-Me apasionaba lo que hacía y durante siete años he estado muy a gusto llevando las áreas de discapacidad y deporte, entendiendo que el trabajo de un diputado no es sólo estar en tu despacho y en la tribuna del Parlamento, sino estar en todos los sitios en los que te reclaman, poder escuchar de tú a tú los problemas que tienen en todas las asociaciones y federaciones, que es algo que he hecho muy activamente. Y eso la gente no lo ve tanto como el número de actuaciones que haya podido tener en el Parlamento.

-¿Qué te depara el futuro a corto y largo plazo? ¿Qué saltos te gustaría dar a partir ahora?

-No me da tiempo a aburrirme. Sigo estando muy vinculada a la Federación Española. Este año voy a llevar todos los programas de 'Mujer y deporte' y es algo que me apasiona, trabajar desde fuera también es genial. Sigo como embajadora de mis marcas patrocinadoras y sigo dando clases en la Universidad Europea del Atlántico de Santander.

-Te tendrán respeto tus alumnos...

-Hombre, al principio era, "¡ala, es Ruth Beitia, campeona olímpica!" y ahora que es mi segundo año soy "la profe" y mola. Doy clase de atletismo a los de primero y a los de segundo.

"Sobre la política ya se ha dicho todo lo que se podía decir y no tengo tiempo suficiente para desmentir todas las mentiras que se han dicho sobre mí"

-¿Cómo ves el futuro de la presidencia en Cantabria? ¿Confías en la posibilidad de que el PP o cualquier otro partido logre destronar a Miguel Ángel Revilla?

-Bueno, eso es un tema del que no quiero hablar. Sobre la política creo que ya se ha dicho todo lo que se podía decir y no tengo tiempo suficiente para desmentir todas las mentiras que se han dicho sobre mí. Pues mira, como Revilla nunca ha ganado unas elecciones no puedo decirte si le van a destronar o no, porque siempre ha estado ahí por pactos. Entonces no sé. Ahora mismo lo veo desde la barrera y estoy encauzando mi vida y ahora mismo no estoy muy pendiente.

-Estás en un momento para centrarte en tu familia...

-Sí, en mi familia muchísimo. Además están resurgiendo y estoy encantada porque han sido cuatro meses muy duros con mi padre y bueno, pues ahí estamos, ya dando paseos y todo, así que fenomenal.

Compartir el artículo

stats