El Porriño PBB acabó con la incertidumbre que mantenía desde que comenzara el año, y cerró una mala racha con una importante victoria ante un rival directo en la lucha por la permanencia. Los porriñeses mantienen tres victorias de ventaja sobre los puestos de descenso, y el próximo sábado recibe en O Porriño al colista de la competición en otro partido importante para el cuadro entrenado por Jenaro Alonso.

Como no podía se de otra forma, el partido de ayer fue tremendamente duro. Los porriñeses salieron muy centrados al encuentro, lo que le valió para ponerse por delante en el marcador. A los cinco minutos ya ganaban por cinco puntos, pero un ajuste defensivo les permitió ampliar la diferencia para llegar al final del cuarto con catorce puntos de ventaja, 9-23. El equipo porriñés estaba jugando con fluidez y se mostraban acertados de cara al aro. El juego era rápido y buscaban las situaciones de juego donde más daño les podían hacer.

Al descanso el marcador reflejaba un 22-41 que invitaban al optimismo, pero una mala salida tras el paso por el vestuario les costó buena parte de la ventaja, permitiendo que los santiagueses se metieran en el partido.

En los últimos diez minutos de juego el equipo estuvo atenazado, sobre todo porque en ese momento vinieron a la memoria de los jugadores las últimas tres derrotas en las que se fueron las victorias en los últimos instantes y de forma traumática. Sin embargo consiguieron sacar el partido adelante, sobre todo con el acierto de Víctor Alonso, aunque hay que destacar el buen partido de todos los jugadores, que rindieron a un gran nivel.