14 de enero de 2019
14.01.2019
fútbol - Segunda División B

Victoria balsámica para el Coruxo en O Vao

Los discípulos de Jacobo Montes ponen fin a una racha de dos derrotas consecutivas ante un rival directo

14.01.2019 | 01:28
Jacobo Trigo, del Coruxo, golpea el balón en un lance del encuentro de ayer en el campo de O Vao ante el Navalcarnero. // Alba Villar

Decía Jacobo Montes, entrenador del Coruxo, en sala de prensa, que el partido de ayer ante el Navalcarnero estaba marcado en rojo en el calendario. Y es que no le faltaba razón al técnico vigués, ya que una derrota metía al equipo en un aprieto importante, mientras que un triunfo alejaba el peligro, por un lado y por otro dejaba a un rival directo por la salvación en la cuneta, ya que es una victoria con premio añadido: el golaverage.

El técnico tuvo que recomponer el equipo tras las bajas de Antón y Juampa. Devolvió a Guille al lateral y modificó el centro del campo con Mateo pegado a una banda, Santi Samanes en la otra y por el medio Jacobo Trigo. La prueba salió a la perfección, pues los vigueses no tardaron demasiado tiempo en presentar sus credenciales para hacerse con la victoria. Y es que este centro del campo disfruta jugando al fútbol. Toque para aquí, toque para allá y a los diez minutos primer gol de la tarde, con un potente disparo de Santi Samanes al segundo palo ante el que nada pudo hacer Diego Conde.

El gol no influyó para nada en el desarrollo del encuentro, pues la presión en el centro del campo continuaba dando sus buenos resultados, con constantes llegadas al área rival, faltando únicamente ese último pase para poder marcar un segundo tanto y encarrilar el encuentro. El conjunto madrileño estaba totalmente desaparecido. Las únicas ocasiones de las que disponían eran en jugadas a balón parado y los disparos se iban fuera.

Para colmo de males, el Navalcarnero se quedó con un jugador menos al ver Carlos la segunda cartulina tras una inocente jugada en la que el mediopunta se tiró en el área, teniendo una tarjeta amarilla, no dudando el colegiado en mostrarle la otra.

De la manera en la que se estaba desarrollando el encuentro, al Coruxo le faltaba ese segundo gol que dejara las cosas un poco más claras. Hubo que esperar, pues el tanto no llegó hasta que se cumplió la media hora de juego, cuando Mateo conectó un potente disparo desde el vértice derecho del ataque vigués, que sorprendió totalmente al portero del Navalcarnero.

La ventaja del Coruxo al final de los primeros cuarenta y cinco minutos era un fiel reflejo de lo que estaba sucediendo sobre el terreno de juego.

En la segunda parte el Navalcarnero dio un paso al frente para tratar de recortar las diferencias. Fran Garrido, técnico madrileño, metió a Del Pozo en el centro del campo y comenzaron a llegar al área. A los seis minutos, un potente disparo de Joaquín abría el marcador para el cuadro madrileño, devolviendo la emoción al encuentro, pero el Coruxo no tardó demasiado tiempo en igualar la presión en el centro del campo, con lo que el partido entraba en una nueva dinámica. El problema era que los vigueses no lograban sentenciar el choque y cualquier error se podía pagar muy caro.

Jacobo movió el banquillo y esta vez los jugadores de refresco sí que le aportaron cosas al equipo, marcando Samanes su segundo tanto a quince minutos para la conclusión, con lo que todo quedó visto para sentencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

LaLiga

Otra igualada lucha por la gloria

LaLiga 1|2|3 ha llegado al final de la primera vuelta, ¿cuánto sabes sobre ella? Haz el test y compruébalo