Un gol de Ben Yedder en el descuento le permitió al Sevilla rescatar un punto, con diez jugadores, ante el Leganés en un estadio, Butarque, que se ha convertido en lugar de penitencia para los equipos de la zona alta de la clasificación. El Barcelona, el Atlético, el Alavés o el Getafe se habían ido sin los tres puntos. El Sevilla era también pasajero de la primera clase liguera y por tanto un rival estimulante.

La osadía local tuvo recompensa a los cuatro minutos cuando Rubén Pérez robó un balón en el centro del campo y se lo entregó a Nyom. Levantó la mirada el camerunés y la puso al corazón del área, donde apareció Vesga.

Volvieron los equipos al césped después de pasar por los vestuarios y a los espectadores no les salían las cuentas al ver sobre el campo a veintiún hombres. La explicación era que Franco Vázquez había sido expulsado en el intermedio por decirle al árbitro: "Eres un caradura".

Con pocos sobresaltos más hizo acto de presencia el desenlace y con él la tensión. Entre la bruma, unos y otros se afanaron por ganar cada esférico sin encoger la pierna. Se celebraba ya el triunfo del Leganés en la grada pero los cánticos se apagaron en el descuento. Roque Mesa, pese a las dificultades, logró sacar un centro que cabeceó solo Ben Yedder tras ganarle la espalda a Siovas llevando la locura a la afición visitante.