El Celta Zorka cierra esta tarde en el pabellón de Navia, un año que únicamente tiene una palabra para definirlo, brillante. La temporada pasada, el equipo se quedó a una canasta de lograr el ascenso a la máxima categoría, y en la actual acumula un balance de 11-0, mostrando con claridad sus opciones para recuperar su plaza en la elite.

Esta tarde se miden en Navia dos equipos situados en polos completamente opuestos. Las viguesas, en lo más alto, con un balance de 11-0, mientras que el rival de esta tarde, el Cerdanyola, cierra la clasificación con un balance de 0-11. Un partido en el que hay que mantener la tensión al máximo, pues lo fácil es relajarse con los números de los dos equipos, y eso se puede pagar muy caro.

Para Cristina Cantero, el partido ante Cerdanyola "hay que afrontarlo con la máxima ilusión. Sí que necesitamos un descanso, pero hay que trabajar mucho para ganar este partido". Al respecto de las lesiones que han asolado al equipo indicó que "anímicamente las últimas dos semanas han sido muy duras. Perder a Ainhoa es muy duro para la plantilla por cómo es ella y por lo que aporta al grupo, por el daño que hace ver una jugadora de 18 años parada seis meses y por el cariño que se le tiene. Cuando pensábamos que se repetía la historia con Elo, al final sólo serán dos meses y nos sentimos aliviados en ese aspecto. Con las lesiones se sufre por la pérdida de potencial y porque anímicamente por una compañera. Somos una familia y convivimos todos los días y cuando alguien sufre siempre es muy duro".

El partido se encuadra en la campaña "Celeste Solidario" promovida por el Real Club Celta y cuyo material recibido irá destinado a Cáritas y las ONGs 'La mano que ayuda' y 'A las 5'.