14 de diciembre de 2018
14.12.2018
ATLETISMO

Un ejemplo de superación

La viguesa Desireé Vila se entrena en la Blume con la intención de acudir a los Juegos Paralímpicos de Tokio

14.12.2018 | 11:41

La vida de la viguesa Desirée Vila, atleta paralímpica, cambió hace cuatro años cuando a raíz de las heridas derivadas tras una caída durante un entrenamiento perdió su pierna derecha. Otras personas se hubieran rendido, pero ella encontró una nueva manera de afrontar su vida gracias al deporte adaptado: "Antes hacía gimnasia acrobática, estaba en la selección española, y con 16 años tuve una caída entrenando. Ese año me estaba preparando para el Europeo, en una etapa deportiva muy buena, pero tuve la mala suerte de que en el accidente me rompí la tibia y el peroné, se obstruyó una arteria y eso derivó en la amputación de la pierna derecha. Fue lo que rompió mi vida entre lo que era antes y lo que es ahora", relata.

Desirée Vila, que había sido internacional con el equipo de gimnasia acrobática, probó distintos deportes hasta que encontró su sitio en el atletismo, en la velocidad y en el salto, con Lorenzo Albaladejo como entrenador. "Cuando salí del hospital, mis padres me animaron a seguir haciendo deporte. Primero probé el tenis en silla de ruedas, también probé el baloncesto en silla, la natación... pero sin embargo el atletismo, al conocer a la gente y meterme en el grupo, pues me motivó muchísimo y desde que hice la primera competición me dije que quería seguir con el atletismo para ver hasta dónde podía llegar", indica.

La viguesa ha sabido adaptarse y tomó la decisión de viajar, de estudiar, y de asumir una nueva etapa en su preparación deportiva en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid: "Estar en la Blume, con los mejores deportistas a nivel nacional e internacional es lo mejor. Tener estas facilidades para entrenar aquí, personas especializadas en atender a deportistas con discapacidad como es mi caso, vivir aquí... todo eso no lo podría tener en otro sitio y es lo que me está llevando a mejorar cada día y espero seguir compitiendo a nivel internacional durante muchos años".

La velocista y saltadora paralímpica combina sus jornadas de entrenamiento con los estudios de Relaciones Internacionales. Una de sus pasiones es escribir, y no se cansa de decir que "lo único incurable son las ganas de vivir". Lo ha convertido en su lema vital, lo lleva tatuado en su cuerpo y por supuesto en su pierna ortopédica, y es también el título del libro que ha escrito en el que ha narrado toda su experiencia vital.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Los 'guerreros' de la inclusión

LaLiga Genuine Santander 18/19 concluye en Valencia con gran éxito de participación entre los 30 equipos, sus familias y aficionados