05 de noviembre de 2018
05.11.2018
fútbol - Tercera División

La crisis se instala en O Morrazo

El Alondras sigue sin ser capaz de encadenar resultados positivos

05.11.2018 | 02:42
Yahvé, del Alondras, trata de despejar el balón durante el partido de ayer. // Gonzalo Núñez

El Alondras no logra encadenar buenos resultados, y vuelve a perder puntos en casa, esta vez frente al Arenteiro, que lograba adelantarse, cuando estaba siendo algo inferior a su rival.

Con algo más de agresividad en la presión que los últimos encuentros saltaba el Alondras al terreno de juego, pero careciendo una vez más de profundidad y sensación de peligro en ataque. El Arenteiro, apostaba por jugar balones a la espalda de la zaga local, intentando aprovechar la velocidad de sus atacantes. Se veía un ligero dominio por parte alondrista, pero sin embargo quien lograba adelantarse en el marcador serían los visitantes, al culminar Ross un centro raso por banda izquierda.

No tardó mucho el cuadro rojiblanco en responder, al ganar Mauro un balón dividido y batir por bajo a Rui Santos. Tras el pitido final de la primera mitad, comenzaba la fuerta lluvia caída en O Morrazo, lo que dejó el terreno de juego, prácticamente impracticable.

Sin poder conducir y jugar en corto, ambos conjuntos no les quedó otra que recurrir a los balones largos a la espera de ganar esa batalla aérea o esperar el fallo rival, a la hora de medir cuando el balón se quedaba en las zonas con bastante agua. Un saque de esquina a favor del Alondras, se convertía en una ocasión en las botas de Mauro, que enganchaba una volea en el segundo palo, haciendo intervenir a Rui Santos, que conseguía desbaratar la jugada con algo de apuros.

El Arenteiro respondía con la velocidad de Hugo Sanmartín, que vió como Agujetas le rebañaba el balón en el último momento, cuando tenía una clara opción de conseguir gol. Solamente las jugadas a balón parado, eran la oportunidad para ambos de intentar hacer el tanto que les pudiera dar la victoria. En una de esas acciones, Ander entraba con todo al remate, saliendo el esférico algo mordido y cerca del palo de la meta contraria. Sería lo único destacable en unos segundos cuarenta y cinco minutos, donde conforme pasaban el tiempo, las posibilidades de jugar a algo se iban esfumando, convirtiéndose en un partido más de choque y desgaste físico.

Una serie de lanzamientos de esquina por parte de los dos contendientes en la recta final, fue lo único que pudo inquietar a las defensas de ambas escuadras, llegándose al final del partido con reparto de puntos, que deja al Alondras muy cerca de la zona peligrosa.

El equipo de O Morrazo ocupa la décimosexta posición, con tan solo un punto de ventaja sobre el último puesto de descenso, sin tener en cuenta posibles descensos de equipos gallegos de Segunda División B.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

LaLiga

Amigos enfrentados

Derbis que despiertan pasiones. ¿Cómo lo viven los aficionados más ancianos de dos clubes amigos?