14 de octubre de 2018
14.10.2018
fútbol - Segunda División B

Máxima tensión en el Baltasar Pujales

Rápido de Bouzas y Burgos llegan al encuentro situados en una delicada posición

14.10.2018 | 03:07
Edgar, del Rápido de Bouzas, es objeto de falta durante un partido. // Ricardo Grobas

El Baltasar Pujales alberga esta tarde, 18 horas, un partido de la máxima tensión. Rápido de Bouzas y Burgos llegan a este encuentro en una situación límite, con los dos técnicos, Jorge Otero y José Manuel Mateo con sus cargos en juego.

La semana en el Rápido transcurrió de reunión en reunión, con un Jorge Otero que reclamaba confianza para hacer buena la mejoría en el juego demostrada en el equipo en las últimas jornadas, aunque lamentablemente ese buen hacer únicamente se tradujo en un punto que les sirve, por lo menos, para no tener el casillero a cero.

Después de siete jornadas disputadas, el gran problema que tiene en estos momentos el equipo vigués es la falta de pegada. Otero tiene claro que esta circunstancia se revertirá en breve, y no cabe duda de que ese momento ha llegado. Caer hoy ante el conjunto burgalés sería dramático para los aurinegros, que perderían de vista a uno de los rivales directos en la lucha por la permanencia. No podemos olvidar que el Rápido es el único equipo que todavía no ha sido capaz de marcar un gol en los partidos disputados. Durante la semana, Otero trabajó con intensidad este aspecto y todos confían en que el trabajo realizando tenga su premio. El técnico no contará en esta ocasión con Duque, que sigue de baja, convocando a todos los jugadores.

Los dos equipos llegan a este encuentro con el agua al cuello. Si en Bouzas las cosas no van bien, no están mucho mejor en Burgos, en donde solamente han logrado una victoria y en donde no han logrado puntuar en los tres partidos disputados lejos de El Plantío.

No cabe duda que será un partido de muchos nervios, en donde el equipo que tenga la cabeza más fría dará un paso importante. El problema es que el empate no le vale a ninguno de los dos equipos, por lo que la apuesta ofensiva debe ser clara, en una situación en la que los aficionados que acudan al campo se verán beneficiados al ver un juego de ataque.

Desde el club aurinegro hacen un llamamiento para que la afición acuda esta tarde para animar al equipo en un momento tan importante como este. A lo largo de la temporada la afluencia de aficionados no ha sido demasiado elevada, pero desde el club confían en que al ser el único encuentro en la ciudad no les fallen.

En lo que se refiere al conjunto burgalés, el madrileño Álvaro Carmona "Chevi", regresa a una convocatoria tras siete meses, en la principal novedad de la lista de jugadores del Burgos Club de Fútbol que se desplazan a Vigo para el duelo ante el Rápido de Bouzas.

Chevi sufrió a finales del pasado mes de febrero una rotura completa del tendón peroneo corto y subtotal del tendón peroneo largo que ha implicado el paso por el quirófano y un largo proceso de recuperación que ha concluido de manera satisfactoria.

La entrada de Chevi conlleva que salga de la convocatoria, por decisión técnica, el central Luis Acosta, que se une a las ausencias de Andrés, de Kevin y Elliot Gómez con molestias físicas y Héctor Figueroa, aún no recuperado al 100% de su rotura muscular.

De esta manera, la lista la integran Mikel Saizar, Benji; Aldalur, Julio Rico, Borda, Jaso, Cantero; Undabarrena, Jagoba, Adrián Cruz, Chevi, Madrazo, Goti, Yaw Annor, Machuca; Gabri, Toni Rojano y Diego Cervero.

El técnico burgalés afirmaba en sala de prensa, antes de partir hacia Vigo, que "no sé si es una final para mí. Eso lo deben responder otras personas. El discurso de que hacemos muchas cosas bien ni cala ni vale en estos momentos. Hay que dar más y en mi caso debo ayudar a los chavales para que den ese paso adelante. Espero que se vea un Burgos CF diferente, no en cuanto al estilo, pero sí en cuanto a competitividad".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes