16 de septiembre de 2018
16.09.2018
fútbol - Primera División

El Madrid cede un empate en Bilbao

Isco obtuvo la igualada tras reemplazar a Modric - Muniain abrió el marcador en San Mamés para los de Berizzo - Los madrileños dejan solo al Barça en el primer puesto

16.09.2018 | 03:30
Isco Alarcón salta ante la llegada de Mikel San José, durante el partido de ayer en San Mamés. // Lluis Gené

El Athletic Club y el Real Madrid empataron a un gol en San Mamés en un duelo clásico que no defraudó en intensidad y emoción y que acabó en tablas después de que Isco Alarcón nivelara en la segunda parte en gol marcado en la primera por Iker Muniain. El equipo blanco dominó el balón, pero tuvo muchas dificultades para superar la presión del conjunto vasco, que sólo empezó a conceder terreno cuando hizo mella el cansancio en la segunda parte.

El Real Madrid cede así sus primeros puntos de la temporada en el primer gran test del nuevo proyecto encabezado por Julen Lopetegui, mientras que el Athletic de Eduardo Berizzo salió reforzado después de hacer vibrar a 'La Catedral' en la primera gran noche de fútbol con el argentino en el banquillo. De este reparto de puntos en San Mamés se aprovecha el Barcelona, que horas antes había remontado en Anoeta ante la Real Sociedad, y que se queda en solitario como líder de Primera División.

Ambos onces presentaron novedades. Berizzo encomendó por primera vez a Beñat Etxeberria la tarea de crear el juego del equipo, mientras que Lopetegui se decidió por dar entrada a Dani Ceballos en el centro del campo dejando una semana más a Isco en el banquillo.

El Real Madrid comenzó muy enchufado para intentar neutralizar el habitual ímpetu inicial de los rojiblancos. Lo consiguió a base de monopolizar la pelota y moverla con agilidad para buscar alguna grieta en la estructura defensiva local.

Un tiro lejano de Modric en el primer minuto pareció avanzar una fuerte ofensiva blanca, pero el Athletic se pertrechó bien y aguantó ese primer acelerón de los de Lopetegui. Fue a partir del cuarto de hora cuando la balanza empezó a nivelarse.

Un tiro cruzado de Williams en el 14 y otro alto de Susaeta un minuto más tarde desperezaron a la afición rojiblanca. Los de Berizzo empezaban a discutirle la posesión a su rival y las llegadas al área de Courtois se sucedieron con buenas combinaciones. Así, en el minuto 22, el belga tuvo que emplearse para rechazar un tiro de Yuri Berchiche

En el 29 el Madrid dispuso de su primera gran oportunidad en un disparo desde la izquierda de Marco Asensio respondido con una gran parada por el joven Unai Simón, pero solo dos minutos más tarde el Athletic encontró el premio en una brillante acción de ataque.

Susaeta filtró un gran balón sobre la incorporación de De Marcos, quien desde la línea de fondo metió un pase atrás que Muniain, adelantándose a Carvajal, empujó a las redes.

El 1-0 espoleó aún más a los rojiblancos ante un Madrid algo tocado que, aún sin conseguir hilvanar acciones de peligro cerca del área, si pudo empatar en el 38 en un disparo que Modric desde la frontal envenenado tras tocar en Yeray, pero que no entró gracias a otra gran intervención de Unai Simón.

En el descanso, Lopetegui movió a primera pieza dando entrada a Casemiro en lugar de Ceballos. La entrada del brasileño dio más empaque a su equipo y el Madrid empezó a apretar ante un Athletic que perdió algo de mordiente con la lesión de Muniain.

Sergio Ramos tuvo el empate en un remate a bocajarro rechazado por Simón, que en el 63 no pudo evitar el primer tanto visitante cuando Isco, que acababa de entrar al campo en lugar de Modric, picó de cabeza un centro de Bale para colocar el 1-1.

El guardameta local, brillante en su tercer partido en Primera División, volvió a deslumbrar al sacar un mano a mano con Asensio en el 68. Las intervenciones del portero dieron alas a sus compañeros y el Athletic sacó arrestos para tutear a los blancos espoleados además por un San Mamés con los decibelios casi al máximo.

Lopetegui buscó mas profundidad dando entrada a Lucas Vázquez y Berizzo respondió metiendo a San José para tratar de frenar la salida de balón madridista, pero no renunció a discutir la posesión a un rival que ya no hizo trabajar más a Simón hasta el final del partido.

La última intervención del partido, ya en el tiempo extra, fue del guardameta Courtois para detener un lanzamiento de Mikel Rico con el que prácticamente concluyó el partido, en el que el Real Madrid de dejó dos puntos y el liderato.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

LaLiga

Amigos enfrentados

Derbis que encienden la afición. ¿Cómo lo viven los aficionados más ancianos de dos clubes amigos?