Alejandro Valverde (Movistar) se convirtió en el rey del Caminito con una brillante victoria en la segunda etapa disputada entre las localidades malagueñas de Marbella y Ardales, de 163,5 kilómetros, en duelo al esprint con el polaco Michal Kwiatkowski (Sky), que se enfundó el maillot rojo de líder. El italiano Vincenzo Nibali (Bahrain) y el australiano Richie Porte (BMC) confirmaron en la segunda etapa su débil estado de forma y, con pérdidas de 4.04 y 13.31 minutos respectivamente, se despidieron de cualquier opción en la general.

Valverde sigue siendo el rey a los 38 años y su clase no caduca. Ganó sus primeras etapas en la Vuelta en 2003 y 15 años después volvió a levantar los brazos para adjudicarse la número 10 de su palmarés en la ronda española. Un final apropiado para "El Bala", en cuesta y terreno para tirar de velocidad. El murciano atrapó en la recta de meta al belga De Plus, que marchaba escapado, dejó pasar a "Kwiato" y remató a los dos con su letal aceleración final.

Desde la playa marbellí hasta el monte, un recorrido bajo la dura calima de 35 grados hacia el interior de la provincia que invitaba a muchos a causar una buena primera impresión. Era el estreno y había que ponerse elegante. Por ejemplo al local Luis Ángel Maté, que tomó la salida a 50 metros de su casa, a los equipos invitados y a los escapistas habituales. Por eso se metieron en la primera fuga el propio Maté (Cofidis), Lastra (Caja Rural), Torres (Burgos-BH) y Sáez (Euskadi-Murias). También se alistaron Gougeard (Ag2r), De Gendt (Lotto-Soudal) y Rolland (Education First), ciclistas de peso y experiencia para intentar el milagro.

El BMC se vio obligado a llevar la batuta en la persecución de los fugitivos, que no pasaron de una ventaja de 4 minutos en los más de 125 kilómetros de aventura. La escapada terminó a 17 kilómetros de meta después de que el Sky y Movistar movieran fichas para afrontar el último y definitivo asalto a Guadalhorce, donde se coció la etapa.

Rolland trató de revelarse ante lo imposible, pero el francés fue abatido por el grupo de favoritos, próximo al Caminito del Rey, la espectacular pasarela adosada a las rocas de un cañón construida en el desfiladero de los Gaitanes, entre los términos municipales de Ardales y Álora.

No iban a pasar por el Caminito que une los embalses de Guadalhorce y Gudalteba, inaugurados por el rey Alfonso XIII en 1921. La organización colocó la meta a tres kilómetros del paraje tras un ascenso de 7,1 kms al 2,8 por ciento. Con Castroviejo al frente el Sky buscaba la etapa y la roja para kwiatkowski, pero Movistar había colocado en cabeza a Quintana y Valverde.

Se coló en la fiesta el belga Laurens De Plus con un ataque dentro del último kilómetro. Se marchaba el ciclista del Quick Step, así que Valverde arrancó para bajarle los humos a 400 metros de meta. Aprovechó "Kwiato" para batir al "Bala", pero el murciano le paró los pies también al polaco. Kwiatkowski, saldrá a defender el maillot rojo en la tercera etapa que se disputa este lunes entre Mijas y Alhaurín de la Torre, con un recorrido de 178,2 kilómetros.