12 de agosto de 2018
12.08.2018
atletismo - Campeonato de Europa

Un joven y glorioso doblete de oro

Alvaro Martín y María Pérez, representantes de una gran generación de marchadores, conquistan la victoria en la prueba de 20 kilómetros - Diego García completó el festival con la plata en la prueba masculina

12.08.2018 | 03:29
Diego García, María Pérez y Alvaro Martín, tras finalizar la prueba de 20 kilómetros marcha. // Efe

El viejo filón de la marcha sigue dando gloria al atletismo español, que independientemente de sus momentos puntuales siempre encuentra en los marchadores un colchón sobre el que descansar. El extremeño Álvaro Martín y la andaluza María Pérez regalaron a España un doblete de oro histórico en los 20 km marcha de los campeonatos de Europa en una sesión matutina que reportó tres metales al equipo español.

En la prueba masculina, Álvaro, vencedor con un tiempo de 1h20:42, hizo doblete junto con el madrileño Diego García -plata con 1h20:48- y sucedió como campeón a otro español, el murciano Miguel Ángel López, que redondeó el éxito español con su sexto puesto (1h21:27).

Tres medallas en una sola jornada y cuatro en total para la gloriosa escuela española de marcha, que el martes pasado había estrenado el medallero con el bronce de Julia Takacs en 50 km.

La jornada del sábado había empezado con un susto cuando los bomberos se pusieron a revisar alcantarillas en busca del origen de un sospechoso olor a gas, lo que determinó una salida conjunta a las 10.55, y terminó con un resonante éxito español que no descartaban sus protagonistas.

Martín sucede como campeón a otro español, Miguel Ángel López -sexto hoy con 1h21:27-, y se consagra al fin entre la elite mundial de la disciplina.

El extremeño se quedó solo en cabeza en la última vuelta al circuito de un kilómetro y se impuso con un tiempo de 1h20:42, por delante de Diego (1h20:48) y del ruso Vasily Mizinov (1h20:50)

Hombres y mujeres partieron juntos, una vez resuelta la alerta de seguridad en la zona de la Breitscheidplatz, donde está situado el circuito de la competición y donde el 19 de diciembre de 2016 un atentado terrorista acabó con la vida de once personas atropelladas.

Alemanes y españoles se dejaron vez al frente del grupo en los primeros minutos. Las condiciones meteorológicas -18 grados, 52 por ciento de humedad- se mostraron algo más benignas para los marchadores de 20 km que el martes pasado para los de 50, que hubieron de soportar 32 grados.

El germano Christopher Linke, quinto en los Juegos de Río 2016, controlaba la prueba en los primeros kilómetros. Luego lo hizo su compatriota Hagen Pohle, que fue campeón mundial y europeo en categoría júnior, al que se pegó Diego García -campeón de Europa júnior en 2015- y un poco más atrás Álvaro Martín. El defensor del título, Miguel Ángel López, empezó a quedarse.

En el km 16, pasada la hora de competición, apareció el ruso Vasily Mizinov, el más rápido del año entre los contendientes (1h18:54), que se llevó de escolta a los dos españoles.

Su ataque duró poco. En el decimoctavo kilómetro Martín puso un alto ritmo de crucero, dejo atrás a García y a Mizinov y se fue en busca de su primera gran victoria internacional, mientras por detrás el madrileño ajusticiaba al ruso en la lucha por la plata.

La granadina María Pérez, la mujer de Orce, venció con el mejor tiempo en la historia de los campeonatos (1h26:36), seguida de la checa Anezka Drahotova (1h27:03) y de la italiana Antonella Palmisano (1h27:30).

La marcha española regresará de Berlín con cuatro medallas, la mitad de las que el equipo español ha conseguido hasta ahora.

La checa Anezka Drahotova, exciclista de 23 años -bronce en Zúrich 2014-, se mostró muy activa en la primera mitad. Sus cambios de ritmo fueron mermando el grupo cabecero, en el que viajaban las tres españolas: María, Laura García Caro y Raquel González.

La constancia de Drahotova terminó por dejarla sola por delante en el décimo kilómetro, perseguida por la italiana Antonella Palmisano -cuarta en los Juegos de Río 2016 y en los Mundiales de Londres 2017-, la lituana Zivile Vaiciukeviciute y María Pérez, que llevaba una tarjeta roja (la tercera implica descalificación).

Checa e italiana dejaron atrás a María Pérez al cumplirse la hora de competición, pero inmediatamente Drahotova se deshizo de Palmisano y la granadina se recuperó poco a poco y emprendió un brillante contraataque.

La española alcanzó a la italiana y se fue en busca de Drahotova, a la que también rebasó, dando un vuelco a la prueba en el breve espacio de tres kilómetros.

Laura García Caro, sexta con récord personal (1h28:15), también rayó a gran altura.

El martes pasado, con el bronce de Julia Takacs en 50 km, la marcha femenina española había regresado al podio europeo después de 32 años, los que han transcurrido desde que Mari Cruz Díaz se convirtió en la primera campeona de Europa, también en Alemania (Stuttgart'86), entonces sobre la distancia de 10 kilómetros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes