13 de julio de 2018
13.07.2018

Instinto de supervivencia

La selección croata llega a la final tras superar una repesca en la fase de clasificación

13.07.2018 | 02:32
El croata Sime Vrsaljk, sobre la bandera, tras la clasificación para la final. // A. Taherkenareh

Croacia, selección de un país con recorrido todavía corto, lejos de la tradición y la repercusión de casi todas las destinadas a tramitar la relación de campeones de Rusia 2018, se mantiene como aspirante a un éxito sin parangón en el torneo. Será cuestión croata o francesa el nombre de la etiqueta del vencedor. De la que recoja el testigo de Alemania, triunfadora en Brasil. De ganar Croacia, alcanzaría la gloria tras pasar por la repesca.

Llegó Croacia a la final gracias a la repesca en la fase de clasificación. Quedó por detrás de Islandia en la ronda de grupos y se jugó el billete para Rusia en el duelo directo con Grecia, a la que goleó en Zagreb y con la que empató en El Pireo. Llegó de la mano de Zlatko Dalic, que había rescatado a los 'vatreni' de la eliminación con un triunfo decisivo ante Ucrania y a los que sostuvo después en el mano a mano con el equipo heleno.

Se salvó por los pelos el conjunto balcánico de quedarse al margen de su cuarta participación en un Mundial de las cinco que ha tenido opción de disputar.

El instinto de supervivencia que demostró el grupo balcánico con Dalic como entrenador es el que le ha llevado hasta la final. Una evidencia latente también en la semifinal, donde necesitó igualmente una vida extra para ganarse el derecho a entrar en la historia. La resistencia ha sido lo que le ha dado vida a Croacia en Rusia. Sobre todo la resistencia. Atrás quedó la magia de la primera fase, en la que mostró autoridad cuando se convirtió en una de las sensaciones, de las revelaciones de la competición.

Ganó con más lustre que solvencia a Nigeria en su debut (2-0). De forma brillante después a Argentina (3-0), y finalmente cumplió su trámite con Islandia (2-1), con un once plagado de reservas. Pero en las eliminatorias, que asumió sin la frescura de la ronda previa, se aferró a la vida a la desesperada. Al peso de los minutos se sumó la autoexigencia por la reputación adquirida en los partidos anteriores y la presión a la que sometió el entorno. El peso de la generación del 98 ha supuesto una imposición encubierta para un plantel que disfruta de sus últimos pasos por una gran competición.

Croacia, que llega a la final con más de noventa minutos de exceso sobre las botas de cada uno de sus futbolistas, transitó demasiado por el alambre, pero Croacia sigue en el Mundial. La fe y la resistencia han llevado a su selección a cumplir con el requisito y dejar atrás la comparación con el hito de 1998. Veinte años atrás Francia lograba su primer título en un Mundial. Croacia, entonces, debutaba en la competición y se hacía con el tercer puesto de la mano de Davor Suker, hoy presidente y el artífice de mentalizar a esta generación que ya se ha hecho eterna.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Ver calendario completo

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine