17 de junio de 2018
17.06.2018

Los goles de Costa alejan a Iago Aspas de la pelea por el nueve

El céltico se muestra feliz por el debut en el Mundial: "Tengo mucha alegría" - Elogia el trabajo del jugador del Atlético: "Tras ese gran partido va a ser difícil que alguien entre de refresco"

17.06.2018 | 03:00
Vázquez y Carvajal. // Carmelo Rubio

Aspas debutó en un Mundial disputando los trece últimos minutos del primer partido ante Portugal que jamás olvidará. "Tengo mucha alegría. Me queda la pena del resultado porque merecimos un poco más. No pensaba que iba a estar aquí, pero me han dado confianza para poder jugar este Mundial", señaló ayer desde Krasnodar el delantero del Celta, que de pronto se ha visto fuera del debate sobre el delantero titular de la Roja. Los dos goles de Diego Costa a los portugueses aparcan de momento la discusión de quienes consideran al morracense más adecuado para el estilo de juego de la selección española. Hierro, a diferencia de Lopetegui, pensó primero en Aspas que en Rodrigo Moreno como alternativa del atacante del Atlético de Madrid. Algo es algo, pues Lopetegui, fulminado de su cargo por comprometerse con el Real Madrid a espaldas de la federación, consideraba al céltico un jugador de banda.

Pese a perder la primera batalla, que no la guerra, sobre el debate del 9 con Diego Costa, Aspas dejó elogios a su compañero tras su doblete ante Portugal. "Hizo un partidazo. Nos ayudó con esos dos goles y teniendo ese empuje. Luchó con todos los defensas. No sé si se ha liberado con esos dos goles, pero sí le va a ayudar para los siguientes encuentros. Después de ese gran partido, va a ser difícil que alguien entre de refresco", admitió el céltico.

No ocultó el futbolista de Moaña la tristeza que sintió por el adiós de Julen Lopetegui y el duro momento que vivieron los internacionales españoles a dos días de estrenarse en el Mundial. "No fue un plato de buen gusto, pero en la Federación también tenían sus motivos y cada cual tiene que mirar lo suyo. El míster siempre me dio muchísima confianza, desde el primer día hasta el último que estuvo aquí, y le estoy agradecido. Me dio un poco de pena, pero hay que ponerse en el otro lado y cada uno tendrá su opinión", dijo

Y terminó valorando la figura de Fernando Hierro. "Es una persona muy capacitada para el puesto, ya estuvo de director deportivo, es la persona que más nos conocía y estaba con nosotros en el día a día", aseguró Aspas en referencia al nuevo seleccionador de la Roja.

Destacó, además, que España mereció el triunfo ante la campeona de Europa: "Quitando esos primeros quince minutos que no estuvimos muy bien, después fuimos infinitamente superiores, pero nos llegaron dos veces y media y nos metieron tres goles". Pero subrayó la importancia de "no perder" para "seguir teniendo viva la llama del primer puesto".

Una de las buenas noticias es que la selección española recuperó su pegada arriba en el estreno ante Portugal, con tres goles en cinco disparos entre los tres palos, en un duelo en el que fue mejor que su rival tanto en la posesión como en los pases, pero de la que sólo extrajo un punto en el estadio Fisht de Sochi.

Después de dos amistosos con dudas ofensivas, con una diana por cada choque frente a Suiza y Túnez, las dos pruebas previas al estreno del viernes, en medio del debate de si hay gol o no en el equipo nacional, el duelo contra el combinado luso rearmó al conjunto español en ese sentido para futuros desafíos en Rusia.

España intentó trece disparos sobre la portería contraria; dos bloqueados por su adversario, cinco sin la precisión de encontrar los tres palos, tres con el éxito del gol, uno de Isco Alarcón repelido por el larguero -luego botó sobre la línea- y uno de Aspas y otro de Alba a los que se cruzó Rui Patricio.

Diego Costa marcó dos goles en tres disparos; Nacho Fernández, uno en su único intento, una volea precisa y rotunda. El resto se los repartieron, además de los citados Isco, Aspas y Alba, entre Busquets, Iniesta y Silva, este último con tres remates que no tomaron portería durante los 90 minutos del choque.

España también fue el dueño de la posesión, una de sus señas de identidad, con un 61 por ciento del dominio de la pelota por el 39 de su adversario, para un total de 36 minutos del encuentro con el balón propiedad de los jugadores entrenados por Hierro, según las estadísticas de la FIFA.

El volumen de control de la pelota de la Roja se repartió en un 18 por ciento en el tercio cercano a su portería, un 63 por ciento en el medio del campo y un 19 por ciento en el tercio final hacia el marco contrario, con más presencia por la banda izquierda (Alba e Iniesta), con un 9 por ciento, que por la derecha, con un 6, y por el medio, un 4.

España también fue mejor en el pase que la selección portuguesa, por cantidad y calidad. Mientras su rival hizo 366 entregas de balón, de las que acertó en 320, los españoles buscaron 727 envíos de los que conectaron con éxito un 93 por ciento (677), en un duelo en el que los datos de kilómetros recorridos están parejos: 102,93 de España por 102,49 de Portugal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

LaLiga

Amigos enfrentados

Derbis que despiertan pasiones. ¿Cómo lo viven los aficionados más ancianos de dos clubes amigos?