17 de mayo de 2018
17.05.2018
piragüismo - Copa del Mundo

Las primeras paladas hacia Tokio

El palista vigués Roi Rodríguez disputa la Copa del Mundo con la mente puesta en el Europeo de Belgrado - "Este es un año importante en el ciclo olímpico", apunta

17.05.2018 | 04:55
El palista vigués, Roi Rodríguez, durante una regata de K-1. // Fegapi

Roi Rodríguez viaja a Hungría con el reto de calibrar el estado de forma con el que llegará al Europeo de Belgrado el próximo mes de junio. Pese a que la de este fin de semana será su primera competición internacional de la temporada, el palista del Kayak Tudense no descarta luchar por las medallas, como ya lo hizo en las dos Copas del Mundo que disputó en 2017 (sumó tres bronces y una plata). Empieza la carrera hacia Tokio para los piragüistas gallegos, que afrontan en 2019 la clasificación olímpica. Es por eso que Roi Rodríguez califica 2018 como "un año importante en el ciclo olímpico".

El palista Roi Rodríguez Huertas (Vigo, 21 junio 19914) es uno de los siete gallegos que van a participar a partir de mañana en la Copa del Mundo que se disputará en el canal olímpico de Szeged (Hungría).

Para el palista del Kayak Tudense esta cita será un buen banco de pruebas para calibrar su estado de forma de cara al Europeo, que será el próximo mes de junio en Belgrado.

"Es la primera competición internacional del año y es un punto de referencia para ver cómo estamos con respecto al resto de rivales", anuncia el palista. "Me estoy encontrando bien actualmente. Hace un mes tuvimos el selectivo del K-1, que lo gané bien, y hace una semana y media el selectivo para los Juegos del Mediterráneo y creo que estoy en un buen estado de forma", dice con confianza en pleno viaje hacia Hungría, donde empezará a competir a partir de mañana.

Roi Rodríguez remará en tres distancias, la de 500, la de 1.000 y la de 5.000 metros. "El año pasado ya participé en las dos Copas del Mundo a las que fui el año pasado en 500 y en 1.000. Este año añado el 5.000, que me va a servir también como un entrenamiento para seguir con la preparación para el Europeo".

En 2017 su paso por la Copa del Mundo no pasó desapercibida para nadie. En Szeged, mismo escenario en el que compite este fin de semana, sumó un bronce en K-1 1.000 y una plata en el K-1 sobre la distancia de 500 metros. A continuación se desplazó a Belgrado para prolongar su colección de metales: bronce en K-1 1.000 y otro tercer puesto en sobre la distancia de medio kilómetro.

La cita del Europeo de Belgrado, que se disputa entre el 15 y el 17 del próximo mes de junio, repartirá, además, los billetes para el Mundial del mes de agosto en Montemor O Velho (Portugal), un escenario donde el vigués ya ha logrado, en el año 2015, dos títulos de campeón del mundo en categoría sub 23 (logró el oro en el K-1 1.000 y también en el K-4, en una embarcación en la que remaba junto al campeón olímpico Markus Cooper, Albert Martí y Juan González).

"Es importante hacerlo bien en Belgrado para quedar por lo menos entre los seis primeros y asegurarse el objetivo importante de la temporada", apunta en referencia al Mundial del próximo mes de agosto.

Roi Rodríguez anuncia que éste "es un año importante en el ciclo olímpico", y en el que los palistas están dando sus primeros pasos hacia su clasificación para los Juegos de Tokio de 2020. "Este año estamos con el reto de intentar mejorar porque el año que viene será clasificatorio para los Juegos en el Mundial de 2019, que será donde se repartan las plazas para la cita olímpica", advierte.

El palista del Kayak Tudense luchó por ganarse una plaza en el K-4 que finalmente quedó integrado por el cuádruple medallista olímpico Saúl Craviotto, que formará eequipo junto a Marcus Cooper Walz, Cristian Toro y Rodrigo Germade. Pero las puertas hacia Tokio no se han cerrado para Roi Rodríguez, que ahora se ha centrado en el barco individual. "De momento voy a estar apostando por el barco individual, pero aún queda bastante ciclo olímpico y aún no se han cerrado todas las puertas. Aún pueden pasar muchas cosas", dice en referencia al K-2 1.000 o incluso el K-4. "En principio voy a estar con el K-1 1.00, pero nunca se sabe qué puede pasar", insiste.

La apuesta por el barco individual tiene sus pros y sus contras. "Lo bueno que tiene el barco individual es que todo depende de ti. Pero la parte mala es que es una de las pruebas con más nivel, por lo que es más complicado lograr un buen resultado", advierte el palista del Kayak Tudense, que no se asusta ante la exigencia: "Es un buen reto".

Por ahora se centra en el K-1, principalmente en la distancia de 1.000 metros, que es la distancia olímpica, pese a que en los Juegos del Mediterráneo remará en el medio kilómetro. "Me estoy encontrando un punto por encima del año pasado y a ver qué tal va", dice esperanzado. La temporada pasada disputó dos pruebas de la Copa del Mundo con notable éxito. "Conseguí hacer medalla en las pruebas que participé y a ver si en esta tengo la misma suerte". Tres bronces y una plata fueron su botín y confía en Hungría volver a "estar luchando por los metales".

Aún así, insiste en restar transcendencia a la cita de este fin de semana. "Prefiero estar más centrado para el Europeo, que es ahí donde quiero realizar un buen papel".

Roi Rodríguez iniciará mañana la competición, a partir de las 10.42 horas de la mañana con la disputa de la quinta serie. El palista del Kayak Tudense buscará terminar entre los seis mejores para poder pasar la las semifinales.

En la jornada de la tarde su participación se dará en la prueba de 500 metros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes