23 de abril de 2018
23.04.2018
fútbol base

Suspendido un partido de alevines en A Coruña por amenazas de los padres

El árbitro se fue protegido por la Policía debido a la actitud de algunos progenitores

23.04.2018 | 01:55
Imagen de los campos de la ciudad deportiva de La Torre. // Manuel Queimadelos

Un árbitro se vio obligado el sábado a suspender un partido de alevines en los campos de La Torre (A Coruña) después de ser amenazado y perseguido por varios padres. El colegiado reflejó lo ocurrido en el acta e incluso tuvo que ser protegido por agentes de la Policía Nacional para abandonar las instalaciones deportivas.

El intento de agresión se produjo durante un partido que disputaban el Silva y el Galicia Gaiteira, cuando el árbitro decidió darlo por concluido coincidiendo con el final de la primera parte.

Fue en ese momento cuando varias personas invadieron el campo y comenzaron a increparlo. El colegiado explica que "dos padres de jugadores del Galicia Gaiteira" comenzaron a amenazarle y a insultarle. "Ante tal situación de invasión y amenazas", añade el acta, el árbitro decidió suspender el encuentro y que no se reanudase tras el descanso.

Fue en ese momento cuando trasladó la decisión a la delegada del Silva, que le manifestó su "comprensión y apoyo", como también hizo ayer el propio club en un comunicado. Uno de los padres, sin embargo, no acató la decisión y se dirigió con gesto amenazante hacia el colegiado. "Vino corriendo hacia mí diciendo que viniese y con una actitud agresiva un aficionado del Galicia Gaiteira", recoge el acta. El árbitro decidió entonces "salir corriendo" para evitar ser agredido y se refugió en los vestuarios mientras esa persona le perseguía.

El delegado del Galicia Gaiteira, que había sido previamente expulsado por protestar alguna decisión arbitral, tuvo que sujetarlo para que se tranquilizase y evitar así que se produjese la agresión. Ya en los vestuarios, el árbitro contactó con la Policía Nacional y los agentes terminaron acompañándolo hasta su vehículo para evitar posibles incidentes.

El Silva emitió ayer un comunicado para trasladarle al colegiado su "apoyo, comprensión y ánimo" después de lo ocurrido. Añade el club coruñés que también "respalda" la decisión adoptada por el árbitro dado el "riesgo para su integridad física" que representó la situación. "El Silva SD condena cualquier tipo de violencia, tanto física como verbal, amenazas o cualquier otra forma, que sufra cualquier deportista en cualquier circunstancia. Del mismo modo, lamenta que, de nuevo, en situaciones que nada tienen que ver con el aspecto formativo y lúdico, valores clave de nuestra hoja de ruta, se vean envueltos menores de edad que, su única pretensión, es disfrutar del deporte en su pura esencia", defendió ayer el Silva mediante su comunicado.

El Galicia Gaiteira, por su parte, no aclaró el incidente. Desde el histórico conjunto coruñés se indicó que tratarán de recabar toda la información posible sobre lo ocurrido y que posteriormente se pondrán en contacto con la Federación Galega de Fútbol (FGF) para saber si tiene alguna consecuencia.

En ese sentido, el Silva precisó ayer que el desagradable capítulo vivido en los campos de La Torre estuvo protagonizado por "personas ajenas tanto al cuerpo técnico como a la plantilla del equipo rival" y que no presentará ningún tipo de recurso a la decisión que tome la federación.

"En cuanto a las posibles decisiones disciplinarias de esta suspensión, el Silva SD no realizará ningún tipo de petición, alegación o recurso, acatando la decisión que el Comité de Competición de la Real Federación Gallega de Fútbol estime en virtud del acta arbitral", aclaró el Silva ayer por la tarde a través de su comunicado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

El equipo y la marea bermellona, de la mano

El RCD Mallorca, como muchos clubes españoles, tiene una gran historia a sus espaldas. El ascenso a LaLiga Santander logrado en 1997 abrió una etapa de esplendor y crecimiento deportivo