Con dos goles de Jesse Lingard, uno de ellos en el descuento del partido, el Mánchester United salvó el empate contra el Burnley que le permite mantener la segunda plaza de la Premier League, con dos puntos de ventaja sobre el Chelsea, que derrotó al Brighton aunque con la posibilidad de que el Manchester City esta noche agrande aún la ventaja sobre ellos.

En el tradicional 'Boxing Day', el equipo que entrena José Mourinho sumó su segundo empate consecutivo, lo que le aleja cada vez más del líder Mánchester City, que el miércoles ante el Newcastle podría ampliar su ventaja con su vecino a los 15 puntos.

Ashley Barnes, de jugada parada (3), y el belga Steven Defour, de impecable libre directo (36), adelantaron al Burnley (7º) en la primera parte y provocaron los pitos de Old Trafford a sus jugadores.

En el segundo periodo, la salida de Lingard por un desafortunado Zlatan Ibrahimovic se saldó con dos goles del inglés, el segundo de ellos ya en el descuento (53 y 90+1).

El Chelsea, que venció al Brighton (12º) con goles de los españoles Álvaro Morata (46) y Marcos Alonso (60), se coloca a un solo punto del United (43 por 42), en la tercera posición de la tabla.

Los Blues se mantienen así en posiciones de podio, pese a la presión del Liverpool, que sigue a cuatro unidades después de golear en el último partido de la jornada al colista Swansea por 5-0, con doblete del delantero brasileño Firmino y otro de su compatriota Coutinho.