Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cristiano y el árbitro desarman al Celta

La pegada del portugués y la injusta expulsión de Iago Aspas impiden al Celta reaccionar ante un rival eficaz y muy motivado

Guidetti protesta en un momento de la primera parte de ayer. // Ricardo Grobas

Gane o pierda, este Celta casi nunca defrauda. Sin otro aliciente que el amor propio de despedir el curso con un triunfo de prestigio ante su gente, el grupo de Berizzo falló en su empeño de convertirse en juez de la Liga pero ofreció frente ante un Real Madrid extraordinariamente motivado otro imponente ejercicio de arrojo. Cayó el Celta víctima de la contundencia del mejor Cristiano Ronaldo, un tipo que se ha especializado en anotar contra los celestes, y del lamentable arbitraje de Martínez Munuera, que se cargó toda posibilidad de reacción obviando un penalti evidente de Sergio Ramos a Iago Aspas, que fue expulsado con una inmerecida segunda amarilla. Con diez sobre el campo, lejos de replegarse, el Celta se volcó sin protegerse en busca de una remontada imposible. Pero el afortunado gol de John Guidetti fue solo un bello espejismo.

La variante jozabed

La ausencia del incombustible Radoja, que finalmente no logró recuperarse de sus molestias en tendón de Aquiles, propició la titularidad de Jozabed, que actuó como enganche con el trío atacante en un once casi calcado al de Old Trafford. Zidane echó también mano de sus mejores recursos disponibles, con la excepción de Nacho, a quien Apelación levantó a última hora el castigo e inició el choque en el banquillo en beneficio del brasileño Danilo. Pero fue Cristiano Ronaldo, escoltado ayer con mucho tino y finura por Isco y Benzema, el que puso los puntos sobre las íes.

cristiano madruga

La estrella del Madrid se ha convertido en una verdadera pesadilla para el Celta. Los catorce goles le ha marcado el portugués a los celestes en ocho partidos le confirman como su gran bestia negra en el campeonato español. El artillero blanco incluso madrugó anoche en su cita con el gol, que anotó prácticamente en el primer balón que le llegaba, y con la zurda, su pierna "mala": Benzema sirvió un balón a la media luna que Cristiano Ronaldo enganchó de primera con un imponente zurdazo que se coló por toda la escuadra. Solo nueve minutos habían transcurrido desde el inicio del choque, que se ponía muy pronto sumamente complicado para el Celta.

de tripas corazón

Pero no es el Celta un equipo que se rinda con facilidad. Antes hay que matarlo. El grupo de Berizzo encajó el tanto de Ronaldo con entereza y se fue en busca del empate con sus armas, presionando alto, con intensidad y dando protagonismo a la pelota. Los celestes ganaron la posesión pero tomaron decisiones equivocadas en la finalización de las jugadas y se mostraron demasiado predecibles en los metros finales frente a un Madrid muy ordenado, que apenas ofreció fisuras.

Bien pertrechados entorno al excelente Navas, todo un seguro de vida, los blancos se dedicaron a gestionar su renta explotando sus opciones al contragolpe. Roncaglia, providencial al cruce, evitó que Ronaldo hiciese el segundo para empujar un pase de Benzema y Sergio, al filo del descanso, atrapó en flojo remate del francés en buena posición.

El Celta generó peligro a balón parado, con un disparo de falta de Wass cuyo rechace no llegó a recoger Roncaglia en fuera de juego, pero sobre por medio de Aspas, muy motivado aunque ligeramente pasado de revoluciones, que cortejó el gol con un buen disparo desde la izquierda que pegó en el lateral de la red. En la primera parte, también lo intentaron Jonny, con un disparo desde fuera del área fácil para Navas, Guidetti con otro tiro manso y Cabral, con un buen remate de cabeza a centro de falta de Wass que el portero del Madrid interceptó con una buena parada.

La ley de murphy

La tostada cae siempre por el lado de mantequilla decía Murphy en la formulación de su famosa ley, cuya premisa señala que si algo puede salir mal, probablemente saldrá mal. Y esto exactamente le pasó al Celta nada más reanudarse el partido: Guidetti dilapidó con todo a favor un gran servicio de Wass en el corazón del área y su error propició la contra del equipo blanco, que ganó el área céltica con una galopada vertiginosa maravillosamente conducida por Isco que dejó a Cristiano Ronaldo mano a mano ante Sergio. El portugués, implacable, hizo el segundo con un disparo raso y ajustado al palo corto imposible para el Sergio. Demasiado castigo y demasiado pronto como para reaccionar.

estocada final

Si la remontada estaba ya complicada por el Celta, la injusta expulsión de Aspas acabó por apuntillar al equipo de Berizzo. Martínez Munuera decidió cargarse cualquier posibilidad de reacción hurtando primero al Celta un claro penalti de Sergio Ramos al moañés y mostrándole luego la segunda amarilla por simular la caída. Un grave error que propició además la expulsión de Marcucci, el segundo de Berizzo, por protestar al cuarto árbitro.

Ni así se rindió el Celta. Lejos de atrincherarse, el cuadro celeste cargó a pecho descubierto contra el portal de Navas, que abortó el gol de Wass con una intervención imponente. No pudo sin embargo el costarricense del gol de Guidetti que, con algo de fortuna, anotó tras pegar su remate en la espalda de Sergio Ramos. Un espejismo porque en otra brillante jugada de ataque, Benzema hizo con un certero remate el tercero tras recibir entre un bosque de piernas un perfecto centro de Marcelo.

Compartir el artículo

stats