27 de febrero de 2017
27.02.2017
Fútbol - Segunda División B

Victoria con suspense en Barreiro

Hicham marcó el tanto del triunfo con un disparo inverosímil que sorprendió a todos

27.02.2017 | 01:32
Un jugador del Lealtad presiona a Hicham durante el encuentro de ayer en Barreiro. // José Lores

El Celta B vuelve a estar metido de lleno en la pelea por el liderato del grupo. La victoria de ayer ante el Lealtad y el tropiezo de la Leonesa en Mieres reduce la diferencia a cuatro puntos, pendiente de disputar todavía el partido de vuelta en León.

No obstante, ayer los célticos no lo pasaron bien ante el Lealtad. De hecho, la victoria estuvo rodeada de una polémica que no se resolvió hasta el final del encuentro, cuando se pudo ver la jugada del tanto por televisión, comprobando que el disparo de Hicham había entrado por la portería y no por un lateral con la red rota, tal y como pedían los asturianos que, incluso, rompieron más la red tratando de engañar al árbitro.

El Lealtad fue fiel a su habitual sistema de juego lejos de Las Callejas. Formó con dos líneas de cuatro que estaban muy juntas, dejando en punta a Grande y Rubén. Dos líneas que, además, estaban muy adelantadas, con lo que ocupaban mucho terreno en el centro del campo, impidiendo que los vigueses movieran el balón con comodidad.

El partido se convirtió en un monólogo, con un Celta que tocaba y tocaba el balón, pero sin llegar con claridad al área de Porrón; mientras que los asturianos esperaban un robo para salir a la contra con velocidad. Y esa circunstancia la aprovecharon en su primera llegada al área, con un penalti innecesario de Gus que derribó a Grande, transformando el delantero la pena máxima.

Todavía quedaba mucho tiempo, pero el problema era doblegar la poblada zona central de los asturianos. Parecía fácil ganarle la espalda a la última línea, pero la buena colocación de la defensa, y la insistencia de los vigueses en jugar en corto, hacían que el Celta B no dispusiera de esas oportunidades.

Pero no todo fue frustración para los jugadores entrenados por Alejandro Menéndez, pues a cinco minutos para el descanso, Borja Iglesias sí que logró ganarle la espalda a la defensa, quedándose solo ante Porrón, al que batió por bajo.

El Lealtad no cambió el sistema en la segunda parte, aunque la línea defensiva ya no estaba tan adelantada. El técnico vigués refrescó la banda con la entrada de Joao por Brais Méndez, pero una y otra vez los vigueses querían llevar el balón por el centro del campo en lugar de tratar de abrirlo, y eso beneficiaba al cuadro asturiano, que lograba sacar el balón con relativa comodidad.

A poco más de quince minutos para la conclusión llegó una internada de Hicham por banda, que disparó con fuerza. El balón hizo un extraño, con un efecto de fuera hacia adentro y se coló en la portería. Desde la grada el efecto óptico ofrecía una visión diferente y nadie cantó el gol al pensar que el balón había salido. Solamente el silbato del árbitro y su indicación del centro del campo sacaron a los aficionados de su asombro. Mientras, los jugadores del Lealtad rompían la red tratando de demostrarle al colegiado que estaba rota y que por allí se había colado el balón.

Las imágenes de televisión confirmaron que la decisión del colegiado había sido la correcta.

Los dos equipos quedaron como descolocados tras esa jugada, continuando el encuentro sin demasiadas sorpresas hasta su conclusión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Este sábado, a las 16.15, se disputa el Celta - Valladolid y en FARO te invitamos a Balaídos. Responde a nuestras preguntas y gana 2 entradas en Tribuna para ver el partido.

Este domingo se disputa el Desafío Santander Islas Cíes y en FARO lo celebramos sorteando 10 mochilas oficiales del triatlón. Contesta a las preguntas y luce mochila nueva.

Buscador de deportes