06 de febrero de 2017
06.02.2017
fútbol - Segunda División B

El Celta B da un recital en Pasarón

El filial aplasta al Pontevedra tras una primera parte para enmarcar y en la que anotaron los cuatro goles - Borja Iglesias, una pesadilla para los granates, firmó un nuevo doblete

06.02.2017 | 01:46
El céltico Kevin es objeto de una falta en un lance del encuentro de ayer en Pasarón. // Gustavo Santos

El Celta B infligió en la tarde de ayer un severo correctivo a un Pontevedra que quería reivindicarse con un triunfo ante su afición. El filial vigués supo rentabilizar al máximo sus llegadas y demostró que arriba tiene venero ante un conjunto granate que no bajó los brazos en momento alguno, pero que se fue al intermedio con un 0-4 tras un verdadero recital de los vigueses, plenos de fútbol y de eficacia.

El desequilibrio inicial se produjo porque el filial vigués encontró el modo de desgarrar las costuras del Pontevedra. Porque quizá no fue el peor partido de los pupilos de Luisito como locales, pese a que el marcador dijese lo contrario. Pero pocas veces el equipo granate se ha encontrado con un equipo como el celeste que tiene a futbolistas como Borja Iglesias (autor de dos goles) que marcan la diferencia en la categoría y fueron una verdadera pesadilla para los granates.

A los 20 minutos, Portela forcejeó con Alende a la salida de un córner y el colegiado interpretó que el zaguero local cometía penalti por un agarrón. Borja Iglesias, un dolor de muelas para los futbolistas granates durante todo el encuentro, transformó la pena máxima y puso el partido muy cuesta arriba para el Pontevedra.

El golpe afectó al conjunto lerezano, que hasta entonces había acumulado varias llegadas peligrosas con mucha verticalidad y dinamismo. En una de ellas, Álex González disparó rozando el palo. Mientras, el Celta B también asustaba. Cuando el equipo de Alejandro Menéndez lograba romper la buena presión que el Pontevedra ejercía sobre su salida de balón, Pasarón contenía el aliento. Hicham probó a Edu desde fuera y luego fue el turno para Gus Ledes. El talento y la capacidad física del conjunto vigués estaba patente en cada acción.

Tras el 0-1, el Pontevedra se echó arriba. Y eso se tradujo en suicidio. La actitud fue elogiable, pero el Celta B aprovechó los espacios para disfrutar. Abel y Jacobo Trigo, el doble mediocentro local, volaban hasta el área para acumular hombres en tres cuartos. Sin embargo, cada vez que el equipo no terminaba la jugada, los celestes salían como centellas aprovechando la explanada de la que disponían en la medular. Así llegaron los tres goles siguientes, que castigaron severamente la ambición granate.

Tan solo cuatro minutos después del primer tanto, Hicham recibió dentro del área con tiempo suficiente para levantar la cabeza y filtrar un pase magistral para la llegada de un cohete de nombre Samu Araújo. Libre de marca, el lateral cruzó el balón para anotar.

El 0-2 acabó por matar psicológicamente al Pontevedra, que tras el tanto inicial de Borja Iglesias pudo empatar con un remate de Bonilla que Mateu desvió de cabeza con tan mala fortuna que el esférico cayó a las manos de Néstor. Pero lo que llegó fue el tercero. Otro contragolpe de libro con los dos laterales como protagonistas como metáfora de la exuberancia física de un conjunto olívico que fue capaz de ganar en todos los duelos individuales. Eneko fue incapaz de seguir a Samu Araújo, que llegó hasta línea de fondo con soltura y centró a placer para la aparición de Kevin Vázquez. El capitán remató con suficiencia y tradujo la superioridad de su equipo en un 0-3 sangrante.

Aún habría más en medio del festival. En la última jugada antes del descanso, Borja Iglesias recibió dentro del área mientras la defensa reclamaba un fuera de juego que no fue. Portela cargó contra el punta santiagués, que se mostró impertérrito ante la presencia del zaguero y definió con maestría para derrotar a Edu por segunda vez.

Tras el descanso, el Pontevedra pasó la agonía con la cabeza bien alta. El equipo ya conocía su fatal destino, pero quiso morir de pie y anotar un gol que rompiese su mala dinámica de cara a puerta. No pudo hacerlo pese a la insistencia de Álex González. El Celta B, que también tuvo opciones de hacer el quinto, manejó con tranquilidad el final del partido para conseguir una victoria que les mantiene en la carrera con la Cultural Leonesa y el Racing de Santander. La clasificación para el play off de ascenso está cada vez más fácil.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Este sábado, a las 16.15, se disputa el Celta - Valladolid y en FARO te invitamos a Balaídos. Responde a nuestras preguntas y gana 2 entradas en Tribuna para ver el partido.

Este domingo se disputa el Desafío Santander Islas Cíes y en FARO lo celebramos sorteando 10 mochilas oficiales del triatlón. Contesta a las preguntas y luce mochila nueva.

Buscador de deportes