celebró el campeonato del Mundo de ciclocross en su categoría júnior, acabó con las esperanzas del ciclista ourensano Iván Feijóo, que completaba la carrera en el puesto 44º, a 7 minutos y 5 segundos del vencedor, el británico Thomas Pidcock, muy por debajo de sus aspiraciones. El histórico triplete británico se completó con Daniel Tulett y Ben Turner.

El flamante campeón de España y octavo clasificado en el Mundial disputado hace un año en Bélgica, lamentaba al término de la prueba la suerte que corrió sobre el hielo. "Sabíamos que se iba a producir esa montonera, si no en la primera curva, en cualquier momento, porque el circuito estaba helado y era peligrosa. Hemos tenido la mala suerte de vernos afectados los tres", indicó en referencia a los otros dos integrantes de la selección española que también se fueron al suelo, el catalán Jofre Cullell, que remontó hasta la 15ª posición final, y el vasco Xabier Murias, que fue el peor parado al fracturarse un dedo de la mano.

El corredor de Allariz reconoció que se vino abajo tras el contratiempo inicial: "Perdía mucho tiempo, me dejó muy tocado la caída y ya ha sido imposible remontar. Pero sobre todo me ha afectado psicológicamente porque ya veía que las opciones eran nulas, que poco podía remontar y solo pensaba en acabar la carrera". El borrón de Luxemburgo no empaña una temporada memorable del integrante del CC Maceda Academia Postal.