En Santa María de Oia arrancó el Campeonato Gallego de Montaña con la disputa de "VIII Subida a Oia". Participaron 38 vehículos, que recorrieron 4.2 kilómetros con una pendiente media del 14%. La prueba tuvo un coeficiente 7, y el mal tiempo fue el gran protagonista.

En la clasificación final la primera plaza fue para Manolo Senra con un 306 Maxi, seguido de Martín Villar, con un BRC 05 Evo, Jacobo Sobral con un Silver Car S3 y la cuarta posición para Javier Cousiño a los mandos de un Skoda Octavia WRC. Cousiño, además, logró la segunda posición en la categoría de carrozados por detrás de Senra.