A las 23.59 horas de hoy, 30 de mayo, expira el plazo que tiene el Barcelona para repescar a Andreu Fontás, uno de los artífices de la buena temporada del Celta que acaba de concluir. El club catalán podía recuperar al futbolista previo pago de un millón de euros, según los términos de cesión acordados el pasado verano aunque es una opción que han descartado.

Según el compromiso, el Celta adquiriría en propiedad a Fontás por un millón de euros con un contrato de dos temporadas, hasta junio de 2016, en el momento en que el jugador catalán disputase 25 partidos, pero el Barcelona tendría la opción de recuperarlo por la misma cantidad con el 30 de mayo como fecha límite para el pago.

A pesar de la gran campaña realizada por Fontás y de que el jugador contaba con la entera confianza de Luis Enrique, en Plaza de España no temían que el Barcelona fuera a llevarse a Fontás. En la dirección deportiva celeste están convencidos de que solo recuperarían el futbolista para que fuese titular, lo que no parece demasiado factible, pero no esperan que el Barcelona lo recompre para revenderlo después a otro club por un precio más elevado.