El Celta no ha hecho oficial todavía las bajas que se producirán en la plantilla del Celta B tras certificarse su descenso a Tercera División. Sin embargo, en las redes sociales se mantiene un goteo de despedidas de futbolistas que la temporada que viene ya no estarán en el campo de Barreiro. Antón de Vicente, Diego Maceira, Aitor García, Juan Delgado, Marcos Torres y David Añón son los primeros nombres.

Twitter es la principal ventana que los jugadores del Celta B utilizan para despedirse de amigos y aficionados. A ella recurrió Antón de Vicente hace unos días con un escueto mensaje: "Día de despedidas... ha sido un placer", explicaba el centrocampista (Vigo, 1989), que llegó en 2012 al filial procedente del Coruxo. De Vicente tuvo un paso fugaz por el primer equipo, con el que compartió entrenamientos. Fue dos veces convocado por Paco Herrera (ante el Mallorca y el Athletic de Bilbao) y estuvo a punto de debutar con Abel Resino en Valladolid.

El lateral izquierdo Diego Maceira también anunció su marcha del filial céltico a través de twitter: "La vida son ciclos y este es uno que se acaba. He vivido momentos muy felices y también momentos muy duros aquí. Me quedo con todos ellos... para seguir creciendo y aprendiendo allá donde vaya. Muy agradecido a toda la gente del club y a toda la gente que me ha apoyado".

El club, a través de Miguel Torrecilla, se mantiene a la espera para dar a conocer el plan de reestructuración del filial, que afectará incluso al cuerpo técnico. Mientras en Praza de España no se pronuncian sobre las bajas, Aitor García y Juan Delgano finalizan su temporada de cesión en Vigo y regresan al Recreativo de Huelva y al Valencia Mestalla, respectivamente.

En la lista de posibles descartes también aparecen otros dos atacantes, Marcos Torres y David Añón, con lo que se espera una profunda reestructuración en la plantilla del filial céltico, que ha perdido la categoría de bronce. Sin embargo, el club mantiene la esperanza de aspirar a una plaza vacante, de algún equipo que renuncie por problemas económicos. El Celta estaría dispuesto a comprar esa plaza para que su cantera tenga la oportunidad, un año más, de formarse en una categoría con un potencial muy superior al que ofrece actualmente la Tercera División.