El Celta juvenil no fue capaz de darle la vuelta a la eliminatoria ante la Real Sociedad, y quedó eliminado de la Copa del Rey, 7-3 en el cómputo general.

El equipo de David Sierra fue ambicioso en Zubieta. Los célticos sabían que necesitaban marcar para tener posibilidade de salvar la eliminatoria, y por eso presionó de salida en el centro del campo para poder robar el balón y salir a la contra. Sin embargo fue el equipo txuri urdín el que llevó el pesó, y en los primeros quince minutos sentenciaron la eliminatoria con los goles de Arrieta y Capilla.

El Celta se mostró más ofensivo buscando ese gol que le permitiera meterse en el partido, y llegó a disponer de alguna ocasión que no fue capaz de aprovechar.

Los célticos trataron de mantener la tensión al comienzo de la segunda parte, pero no tardaron mucho los jugadores locales en marcar un tercer tanto que terminó por sentenciar todo. El Celta, dentro del mal día ofensivo que tuvo, tampoco fue capaz de acertar desde el punto de penalti, fallando además numerosas ocasiones que, por lo menos, podrían haber hecho la eliminación más suave.

A tres minutos para la conclusión del encuentro, Quiles recortaba diferencias, para el Celta, pero Lapeña sentenció el partido con un cuarto gol en el tiempo de descuento.