El Celta ha alcanzado la velocidad suficiente para afrontar el tramo final de la Liga sin los apuros de la temporada pasada. El conjunto de Luis Enrique se mantiene undécimo en la tabla, con siete puntos de ventaja con respecto a los puestos de descenso cuando restan diez jornadas para que concluya el campeonato. Los celestes suman 33 puntos, a pesar de que esta temporada han tropezado más de lo esperado contra los palos de la portería rival. Catorce lanzamientos a los postes ha enviado el equipo gallego, por lo que comparte el liderato de esta clasificación con el Barcelona.

Ese número de lanzamientos contra los palos de la portería tiene un protagonista destacado en el Celta: Manuel Agudo, Nolito. El delantero gaditano suma siete tiros a los postes después de los dos que estrelló contra el portal de Keylor Navas el pasado sábado ante el Levante. Nolito se ha convertido, a su pesar, en el máximo especialista de Primera División de estos remates sin premio. Supera en un impacto al mismísimo Cristiano Ronaldo, que acumula un total de seis lanzamientos a los postes.

El atacante del Celta sumó ante el conjunto valenciano su sexto gol de la temporada. Reconoce que podrían ser algunos más si no se interpusiesen los palos de la portería rival. Su compañero Charles Dias posee dos tantos más que él y es el máximo goleador del Celta.

Nolito muestra su perplejidad por lo que le está sucediendo con los postes. "Nunca me había pasado lo de este año, pero los palos están ahí. Habrá que mover las porterías dos o tres centímetros para que entren", apunta el futbolista de Sanlúcar de Barrameda entre risas.

"En el fondo te da un poco de rabia cuando te recuerdan el número de balones que he lanzado contra los palos. Podía haber metido algunos, tres como mínimo, y habría ayudado al equipo a ganar más puntos. Pero eso es ya pasado y ahora hay que mirar al futuro. Esperemos que la próxima vez que tire a puerta sea gol", comenta el autor del tanto de la victoria céltica ante el Levante y que con un poco más de fortuna podía ser el pichichi del equipo de Luis Enrique.

El sábado, de hecho, pudo lograr un triplete, pero un remate y un lanzamiento de falta se estrellaron contra los palos de la portería de Navas. "Con la mitad de ellos acertados sería el máximo goleador del equipo, pero no ya por serlo sino porque me gustaría, como siempre he dicho, llegar a los diez goles en esta Liga. Ahora está más cerca esa cifra, por lo que me siento contento y feliz. Lo de los tiros a los palos se queda en una anécdota", conviene.

Nolito, que pasó por la cantera del Barcelona, recuerda que en la época de Cruyff como técnico se apostaban aperitivos y comidas lanzando a los palos de la portería. "El tirar a los palos no se ensaya, pero forma parte del juego. En ese caso, alguno podía haber entrado en la portería; al menos uno. Pero no pasa nada, es lo de menos. Lo importante es que el equipo está con 33 puntos y tiene la gloria a un paso. Hay que seguir trabajando porque todavía no se ha conseguido nada, no hemos logrado la permanencia", advierte el gaditano, que comenzó este idilio con los postes ante el Málaga. En la goleada en La Rosaleda, el Celta sí aprovechó el rechace de un lanzamiento de Nolito al poste. Tras esa jugada marcó Álex López. "Esa fue la única ocasión que aprovechamos. Los demás tiros no han valido para nada", lamenta.

Ante el Almería y el Barcelona, ambos en Balaídos, Nolito lanzó dos faltas que se estrellaron en los postes de las porterías de Esteban y de Víctor Valdés. Este infortunio continuó ante el Valencia y el Getafe, ambos también disputados en el coliseo vigués. Eso ha supuesto para Nolito que sume más goles fuera que en casa. De la media docena que lleva, cinco los ha logrado a domicilio.

El atacante andaluz ha recuperado la titularidad, tras un gris invierno en Vigo. "A veces, por lo que sea, no te salen las cosas como quieres o no estás al cien por cien de confianza. Pero, bueno, ya estoy contento. Ya está aquí el sol, después de 180 días de lluvia, por lo menos. Estoy contento, intentando ser feliz y ayudando al equipo para que nos salvemos cuanto antes". A pesar de los postes, el Celta sigue creciendo.