29 de julio de 2013
29.07.2013

Nunca caminan solos

Cientos de aficionados del Celta acuden a Oporto al estreno oficial de Luis Enrique al frente del conjunto celeste

29.07.2013 | 07:33

El celtismo se supera día a día. La salvación in extremis del equipo vigués en la pasada temporada ha disparado las ilusiones de una afición que ha recibido con entusiasmo a las nuevas incorporaciones: Luis Enrique, Fontás, Rafinha, Nolito y Charles. Después de un parón de casi dos meses sin Liga, hay ganas de fútbol, por lo que cualquier excusa es buena. La cita de ayer obligaba a viajar hasta Oporto -a unos 150 kilómetros de distancia de Vigo- y allí se fueron alrededor de ochocientos celtistas en autobuses y vehículos particulares.

Desde primeras horas de la tarde, en las inmediaciones del Estadio do Dragao se hacía visible la afición del Celta, que entró hora y media antes del partido para presenciar el espectáculo que el club luso tenía preparado para celebrar sus 120 años de historia.

A pesar del ambiente festivo que reinaba en unas instalaciones deportivas consideradas de cinco estrellas por la UEFA, había muchas muestras de solidaridad con las víctimas y los afectados por el accidente ferroviario de Santiago.

El minuto de silencio fue interrumpido por un largo aplauso de todo el estadio, desde el que se vivió con pasión el partido. Los célticos pudieron comprobar que nunca caminan solos. Siempre se topan con el celtismo en sus desplazamientos. El de ayer acabó más tarde de lo esperado. La policía retuvo a los aficionados gallegos ante el ambiente de crispación que originaron seguidores radicales de ambos clubes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas