27 de julio de 2013
27.07.2013
CELTA

El Celta perfecciona el sistema defensivo

Luis Enrique somete a la plantilla a una intensa sesión de trabajo para mejorar las tareas de contención

27.07.2013 | 11:07
Luis Enrique, junto al psicólogo Joaquín Valdés, ayer, en Melgaço, al lado de varios espectadores. // Jesús de Arcos

Con tres semanas por delante de preparación antes de que se inicie la Liga, Luis Enrique intenta mejorar el sistema defensivo del Celta. Ayer, el técnico dedicó toda la sesión de trabajo matinal en la concentración de Melgaço a ensayar con dos sistemas tácticos distintos, de cinco y de cuatro defensas, que se modifican en el momento de realizar el repliegue. En estos ensayos, el técnico insiste en la utilización del vídeo como herramienta imprescindible para explicar la teoría y corregir los errores que se produzcan durante los ejercicios prácticos.

La jornada de entrenamiento en el Centro de Estágios de Melgaço arrancó ayer a las once de la mañana, aunque jugadores y técnicos no saltaron al campo hasta tres cuartos de hora después. Durante ese tiempo permanecieron en los vestuarios, donde Luis Enrique explicó a través de imágenes de vídeo los movimientos que quería que realizasen los jugadores, a los que organizó en dos equipos, sin porteros, con dibujos tácticos diferentes. El 5-3-2 con que se desplegaba uno de los grupos se transformaba en un 5-4-1 cuando la salida del balón se realizaba desde el área rival. Enfrente se situaba otro equipo con el esquema del 4-2-3-1 que cambiaba al 4-4-2 cuando se hacía necesario replegarse ante el empuje del adversario.

Luis Enrique observaba los movimientos de los jugadores desde lo alto del graderío del campo de Melgaço, sentado junto al psicólogo del equipo, Joaquín Valdés, encargado de grabar en vídeo todas las sesiones de entrenamiento que el Celta ha realizado desde la llegada del técnico asturiano, tanto en A Madroa como en la concentración en tierras lusas.

Goldar, Fontás y Túñez formaron el primer trío de centrales, acompañados en los flancos por Hugo Mallo y Bellvís. En el segundo ensayo intervinieron como terna de centrales Cabral, Vila y Fontás, con Fernán y Toni por los laterales.

Después de trabajar a principios de esta semana las jugadas de estrategia, como lanzamientos de esquina y faltas, el Celta se centró ayer en mejorar sus mecanismos de defensa, con la novedad con respecto a otras temporadas que Luis Enrique piensa también en una defensa de cinco, con tres centrales y dos carrileros.

Después de completar casi dos horas de entrenamiento, Andrés Túñez pasó por sala de prensa y explicó lo que les pide Luis Enrique en estos ensayos para fortalecer la retaguardia. "El trabajo defensivo es lo más importante. Ya lo decía Paco Herrera en su momento, que cuanto menos goles encajes más posibilidades tienes de ganar el partido. En la Liga cuentan los goles a favor pero mucho más los goles en contra", advertía el zaguero compostelano, internacional con Venezuela.

Los mensajes del entrenador asturiano comienzan a calar en los jugadores célticos: "Lo principal es ser muy fuertes defensivamente y eso es lo que más cuesta trabajar. Hay que practicarlo más porque en ello trabaja todo el equipo", sostiene Túñez en referencia a la presión que Luis Enrique exige que comiencen a realizar los delanteros de su equipo, y así en cadena hasta llegar al último bastión.

En los ejercicios realizados ayer pudo comprobarse cómo se modifica el dibujo táctico cuando el balón lo tiene el adversario. Así, por delante del portero se forman dos líneas muy pobladas, de cinco y cuatro jugadores o de cuatro y cuatro, dependiendo del dibujo táctico que se emplee en cada ocasión.

"Estamos practicando con tres y con dos centrales en la defensa. No se sabe con qué esquema vamos a jugar, pero sí es cierto que estamos practicando eso y por ahora nos sentimos muy cómodos con lo que estamos haciendo", apunta Andrés Túñez antes de añadir que todavía tienen que perfeccionar lo que les pide Luis Enrique: "Hay que seguir trabajando para mejorar porque aun queda mucho para comenzar la Liga".

La mañana, como recordó el zaguero compostelano, comenzó con la proyección de imágenes en los vestuarios del campo de Melgaço. "Vimos en vídeo lo que el míster quería que hiciésemos defensivamente, para que después se plasmase en el campo".

La exigencia del técnico es máxima, según el zaguero céltico. "Aquí nadie se puede dormir porque Luis Enrique es un entrenador muy exigente y en cada entrenamiento habrá que ganarse la titularidad. El míster nos está pidiendo, sobre todo, comunicación y más agresividad", dijo.

Al internacional con Venezuela le toca competir por el puesto de zaguero con Fontás, Vila y Cabral, además de los canteranos Goldar y Costas . "Al ser zurdo prefiero jugar por la izquierda, pero puedo adaptarme a lo que necesite el míster. Fontás es un gran jugador, llegó a debutar con el Barça y eso no es fácil, no lo logra cualquiera. También están Vila, Cabral, Goldar... Hay mucha competencia y eso es positivo", añade.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

LaLiga

El fútbol como motor social

El fútbol se ha convertido en algo más que un deporte por la influencia que potencialmente llega a ejercer en la sociedad. Es, el otro fútbol.