Los calendarios respectivos complican la relación entre clubes e instituciones. Las directivas de la mayor parte de los clubes de elite, por la dinámica competitiva, tendrán que elaborar en junio el presupuesto del próximo ejercicio. Se mueven por temporadas. Los organismos oficiales, en cambio, funciona por año. La falta de sincronía genera problemas en tiempos en que ninguna administración sabe si podrá mantener sus asignaciones.

Pasó el año pasado, cuando el Concello de Vigo redujo sus partidas a los clubes tras conocer qué le tocaba en los presupuestos generales del Estado, que se hicieron además con mayor retraso. En consecuencia, el golpe económico le llegó a los clubes a mitad de camino, con los gastos ya comprometidos.

Abel Caballero reconoce las molestias que produce esta discordancia. Este año adopta un perfil más precavido, en este sentido, y le advierte a los clubes: "No sabemos el presupuesto de 2014 que nos asignarán".

Los dirigentes prefieren esta sinceridad antes que actuar sobre promesas que después se incumplen. "Tenemos el inconveniente de hacer el presupuesto por temporada", confirma el presidente del Celta Bosco, Paco Araújo. "Cuando tengamos que hacer el presupuesto de la temporada que viene, el ayuntamiento aún no tendrá el presupuesto de 2014. Es un poco raro hacer los presupuestos y que luego cuadren".

Lo firmado ayer (El Olivo, Bosco, Coruxo, Club Vigo, Octavio) o en los próximos días (los clubes de atletismo, Amfiv, Traviesas Hockey, Vigo Rugby, Halcones, Xuvenil Teis y Sárdoma) ya tendrá destinatario inmediato en muchos casos: jugadores, técnicos, proveedores... Los clubes están avidos de dinero. Abel Caballero asegura que el pago será inmediato: "En 34 días. Otros pagan en 340".